Entre la austeridad y el despilfarro

demetrioDemetrio Reynolds*En el anacrónico Estado del que no quería acordarme, había cierta vez un raro personaje. Era el hombre de la platita, el de las finanzas blindadas, el de la reputación inmaculada, el que hasta ahora había resistido indemne las asechanzas del poder;  en fin, había… Pero ahora ya no hay. Se sabe que está construyendo un palacio de magnate. Los datos hablan por sí mismos: un edificio faraónico de 19 pisos, con cuatro tipos de elevadores, uno de ellos exclusivo para el gurú. Su costo oscila en la friolera de cien millones de bolivianos, sin contar cartas ni espadas.No es fácil creer que esa fantasía estuviera en Bolivia, porque ella sigue siendo pobre y atrasada, aunque también “inocente y hermosa”. Por su lujo asiático, el edificio en cuestión  pertenece al primer mundo  y nada que ver con el subdesarrollado, a menos que sea sólo un referente de la contradicción radical. Por el anuncio de la oposición, el ministro será interpelado y debe de sentirse feliz; una frenética ovación del sindicato legislativo siempre cae bien. Y después aunque  le piquen moscas.Según la Carta de la Glorieta, una interpelación puede desembocar en una censura. Pero eso rige para los súbditos de la república y no así para los cocaleros ni para los originarios del  remoto Kollasuyo. Para éstos se halla vigente otra norma que  reza: “Ministro no censurado puede ser cambiado; ministro censurado seguirá siendo ministro”. Por supuesto que la  oposición parlamentaria está informada, y con regocijo se sumará a la parodia. Siempre ha sido así: leal y consecuente con el oficialismo.El superministro de Economía al advertir que ciertos vientos agitan la fronda, se apresuró en disponer una auditoría “especial” para enterarse  de cómo ha sido el proceso de contratación, diseño y ejecución del edificio. (¿Más vale tarde que nunca?) Al parecer, en coincidencia con un tal Ramón,  ignora  las habas que se cuecen en su jurisdicción, y puede ser demandado por incumplimiento de deberes. Lo de especial debe ser por la modalidad de juez y parte. Es obvio que saldrá de allí lo que quiere que salga. Es en verdad inteligente el hombre; se las  sabe todas. A su lado los otros  son unos oligofrénicos de marca.Para demostrar que es serio, ha destituido a dos altas funcionarias del ministerio; las buenas o las malas lenguas dicen que son “chivos expiatorios”. ¡Quién sabe! Si para un fin mayor como el referéndum constitucional lo metieron nomás la “estrategia envolvente”, lo de ahora no debe ser gran cosa. Y como buen caballero,  le hizo  un gesto de fina cortesía al soberano pidiendo disculpas, porque confiesa que la firma de contratos fue un “craso error”. Pero  como en la época de los “gallos”, sólo son errores; no delitos.En vista de que el escándalo sigue ardiendo, la disyuntiva entre la austeridad y el despilfarro también se mantiene. Total. ¡Buena apariencia nos gastamos, pero buen dinero nos cuesta!*El autor es escritor, miembro del PEN BoliviaEl Día – Santa Cruz