Esos malditos chaqueos

baldiviesoManuel Baldivieso RossiDesde hace varios años se viene cometiendo un atentado terrible contra la naturaleza en los bosques de los departamentos de Santa Cruz, Beni y Pando, principalmente del primero, con los malditos chaqueos que no es otra cosa que quemar los montes, destruyendo las llamas todo lo que encuentran a su paso, pues quienes ponen en práctica tan bárbara forma de limpiar sus chacos, son unos criminales ya que matan a todo ser vivo que no consigue escapar  del fuego que avanza a la misma velocidad del viento que haya.Contaminan el ambiente sin importarle un carajo que eso suceda, la humareda llega hasta las ciudades a cientos de kilómetros y allí comienza la gente a padecer los efectos de la  irracional manera de proceder de esa gente irresponsable y tarada que no piensa un poquito que con esa contaminación causa varias enfermedades en las personas porque el ambiente se vuelve insalubre; pero ellos siguen con sus quemazones por todos lados y la autoridades muy bien gracias, pues lo único que hacen es teatro ya que no hay ni un solo preso por tamaña violación a las leyes y destrucción de los bosques. Hay leyes para frenar esto pero los infractores como siempre sucede en Bolivia, se ríen de ellas.¿Por qué los propietarios de tierras no chaquean como antaño? Es decir cortando lo que estorba para sus sembradíos pero amontonándolo en un solo lugar para quemarlo y que así el fuego no se extienda por todo el monte causando tanta destrucción al ecosistema, flora y fauna. Les sugiero que pongan en práctica esta manera simple de limpiar y preparar sus tierras y encima sacar provecho extra de ello fabricando carbón vegetal de los árboles que cortan y que luego pueden vender obteniendo excelentes ganancias económicas. Es más, actuando así tienen doble beneficio y pueden incluso exportar el carbón sacando mayores ganancias todavía sin destruir ni contaminar el medioambiente.Ojalá que la sugerencia sea puesta en práctica para que acabe tanta destrucción y que no continúen con la forma fácil de quemar el monte en su totalidad, así también esperamos que las autoridades correspondientes dejen sus cómodos sillones y actúen con dureza con esos depredadores para acabar con semejante criminal proceder.