Reforma energética boliviana

borisgomezre127Boris Santos GómezDesde Tarija, el sur y más rica zona productora de gas de Bolivia, se están sentando los prolegómenos de lo que vendría a ser una Nueva Política Energética (NPE) para Bolivia, basada en una Reforma Energética integral.Veamos por qué y para qué. Primero un rápido análisis del contexto del mercado del gas -de altísimo interés de Bolivia por ser la principal generadora de dólares para su economía-: un primer elemento es reiterar y subrayar lo que el secretario ejecutivo de ARPEL Asociación Regional de Empresas del Sector Petróleo, Gas y Biocombustibles en Latinoamérica y el Caribe (Arpel), Jorge Ciaciarelli, indicó en julio 2016 a propósito de un evento técnico: recomendó abrir Bolivia a la inversión privada. “Es posible pensar en el aporte de inversores privados en la exploración petrolera para que el Gobierno pueda redistribuir mejor los riesgos que implica toda actividad de esta naturaleza”, dijo, dejando por claro que la actividad de la industria del gas y petróleo no es posible sin participación de capitales privados, dada la naturaleza altamente riesgosa de tal empresa.Una segunda constatación que es una obviedad: la inversión en el sector requiere de importantes recursos que exceden la capacidad financiera del Estado para enfrentar por sí solo la búsqueda de nuevos reservorios/yacimientos comercialmente atractivos.El mundo avanza sin pausa de combustibles fósiles a gas natural. El gas natural, amigable con el medio ambiente, es el 25% de la matriz energética global. El gas natural, para generación eléctrica, como diésel (gas a líquido) o para uso industrial o domiciliario es el energético, es la transición entre fósiles y energías nuevas.Algunos datos: América Latina aporta con producción de 704 mmm3d millones de metros cúbicos día de gas natural. Bolivia agrega a esa “bolsa” aproximadamente 60 mmm3d. Cifra pequeña para la comparación continental, pero importante en ésta zona del hemisferio.El mercado para el gas natural en América Latina continuará creciendo: inclusive habrán experiencias de negocios en fracking (para el shale gas) como ya se está haciendo exitosamente en Estados Unidos.El mundo del GNL (o LNG) va ampliándose y la región es receptora de carguíos de gas desde varias zonas del mundo. El mercado spot de gas se mueve incesantemente. No es excluyente pensar, nuevamente, que Bolivia ingrese al mercado de venta spot de GNL cuando -lógicamente- supere el ratio exploración/producción y agregue más reservas con nuevos mercados comprometidos.Para descarbonizar la economía es necesario invertir en exploración y descubrimiento de nuevos reservorios de gas. Y ello requiere, necesariamente, de nuevos instrumentos políticos, de nuevos instrumentos normativos, principalmente de una nueva Ley de Hidrocarburos.En ese orden las regiones productoras de gas y petróleo de Bolivia ingresan al escenario apuntalando una NPE en donde se priorice, por ejemplo, una nueva Ley de Hidrocarburos. Tarija, como no podía ser de otra manera, sabe su rol histórico en proponer a Bolivia una verdadera Reforma Energética. Por ello recientemente el Gobernador de Tarija instruyó mediante Decreto de Reactivación económica a presentar ante la Brigada Parlamentaria de Tarija y ante el Órgano Legislativo del Estado de Bolivia, un proyecto de Ley en materia de Hidrocarburos.En ese mismo orden, y en lo local, se prevé un potenciamiento de las Empresas Departamentales de Electricidad y de Servicios de Gas Domiciliario. Extrapolando al ámbito nacional es lo que necesita Bolivia: una reforma, modernización y fortalecimiento de las empresas estratégicas de petróleo y gas (YPFB), de electricidad (ENDE) y de industrialización de gas (EBIH).Ese instrumento legal será la piedra base para que se generen condiciones técnicas para constituir asociaciones público-privadas de servicios con capacidad de emisión de acciones en la Bolsa Boliviana de Valores; además se deberá modernizar y modificar la composición institucional técnica y legal del actual Programa GNV (gas natural vehicular), realizando todas las acciones técnicas y legales para considerar la integración de capitales privados a las operaciones de conversión vehicular a GNV.Finalmente, y no menos importante, es la voluntad e instrucción para que se genere una Auditoría a ingresos por venta de gas. Tarija necesita saber cuánto gas se exportó y cuánto dinero se recibió por esa exportación. Para ello se va a coordinar con las instancias departamentales y nacionales pertinentes, la realización inmediata de una Auditoría, mediante licitación pública internacional de una consultora que evalúe y transparente la información sobre las transferencias de recursos provenientes de la renta petrolera a los Gobiernos Autónomos Departamentales, Gobiernos Autónomos Municipales y Universidades públicas, desde el momento en que comenzó la exportación de gas natural.Son pasos significativos que configuran, desde lo local a lo nacional, una verdadera Reforma Energética.El Diario – La Paz