García Linera afirma que no fue muy caro el documental


Sectores criticaron el que el Ministerio de la Presidencia haya destinado recursos públicos para un documental que tenía como fin atacar a medios independientes.

Página Siete  / La Paz

El vicepresidente Álvaro García Linera considera que lo que gastó el Gobierno para producir el documental «El Cártel de la Mentira no fue elevado y cuestionó que se debata tanto sobre el costo en vez de que se hable del contenido.



 «Se preguntan cuánto costó, cuánto no costó, yo no quiero entrar en ese debate, para el resultado no veo que haya sido muy caro. Hay otras autoridades que gastan plata en cualquier tipo de cosas sin sentido y nadie protesta por ello, manifestó ayer la autoridad. 

 Y añadió: «Me hubiera gustado oír un comentario sobre el contenido. Los opositores no dicen nada sobre el contenido. Ahí hay argumentos muy sólidos, información que uno la ve.

 Según una carta enviada desde el Ministerio de la Presidencia, al comunicador argentino Andrés Salari se le pagó 40.000 bolivianos para la elaboración del producto. Sin embargo, no se conocen cifras exactas sobre el costo total que implicó la producción y difusión. 

La diputada del Partido Demócrata Cristiano (PDC)  Norma Piérola sostuvo que en realidad fueron como 500 mil bolivianos, tomando en cuenta el viaje de Salari al país y otros aspectos. 

«Claro, seguro al Vicepresidente no le parece caro porque eso no sale de su bolsillo, es dinero de la gente. Pero en realidad son 500 mil bolivianos que se gastaron, sin contar el alquiler de cines, porque en tres departamentos se proyectó y el ingreso fue gratuito. Molesta, y por eso protestamos, que el Gobierno malgaste recursos para convencer que no son unos delincuentes y mentirosos y crean este Cártel de la Mentira para defenestrar a los medios, enfatizó la legisladora.

El documental señala que un cártel conformado principalmente por cuatro medios (El Deber, ANF, Página Siete y Erbol) manipularon la información y difundieron  mentiras o verdades a medias en la temporada previa al referéndum del 21 de febrero, cuando el país decidiría si Evo Morales podía volver a candidatear a la presidencia después de 2019. 

Dicha manipulación -según el video- se dio en el caso de la expareja de Morales, Gabriela Zapata, quien fue ejecutiva de la empresa china CAMC, la cual se adjudicó contratos millonarios del Estado. 

Se señala que dichos medios de comunicación mintieron al hablar de la existencia de un hijo entre Zapata y el Presidente que nunca existió; pero fue el mismo Presidente quien reconoció en reiteradas oportunidades la existencia de ese niño. Primero dijo que murió, luego que quería tenerlo consigo. 

El Gobierno considera que fue gracias a esas «mentiras de la prensa que el 51% de la población le dijo no a la repostulación de Evo después del 2019, por lo que «ahora que se sabe la verdad se habló de anular ese resultado. 

Críticas al  documental 

  • Rechazo  El documental elaborado por encargo del Ministerio de la Presidencia generó rechazo de   todas las asociaciones de periodistas del país, de activistas, comunicadores  destacados  y de ciudadanos.  
  • Organizaciones  Se pronunciaron contra el documental  la Asociación de Periodistas de  (APLP) y las ocho asociaciones departamentales, que denunciaron la intención gubernamental de acallar la voz de periodistas y medios de comunicación que no le son afines.


Fuente: paginasiete.bo