Bolivia, la imposible misión de la polaca muerta Helena Kmiec

Los presuntos asesinos de la voluntaria extranjera fueron encarcelados en Cochabamba. Hay pruebas en contra de ellos.ALGUNAS FOTOS DE HELENA KMIEC (I) Y LOS PRESUNTOS AUTORES DE SU MUERTE (D), ABAJO. FACEBOOK HELENA KMIEC Y MARTÍN NUMBELAOPINIÓN / Cochabamba / Por: darynka sÁnchez a.La voluntaria polaca católica Helena Agnieszka Kmiec (26) contaba los días para llegar a Cochabamba y poner en marcha un sueño: “Bolivia: misión posible”. Ella y su compañera, Anita Szuwald, vinieron a trabajar por seis meses con los niños de Pacata Alta y anhelaban hablarles de Jesús. Llegaron para ofrecer amor a los más pequeñitos, pero 15 días después de su arribo, la misión se tornó imposible para Helena Kmiec. La maldad salió a su encuentro y 14 puñaladas terminaron con su sueño de servir a los niños bolivianos. Ayer, los dos hombres que le quitaron la vida fueron encarcelados tras una audiencia cautelar en la que se enumeraron varias pruebas de su delito.Las dos voluntarias eran miembros de la comunidad católica Wolontariat Misyjny Salvator (WMS) de Gliwice, Polonia. En su muro de Facebook, Helena Kmiec compartió desde los primeros días de enero su alegría por venir a Bolivia. “Faltan cinco días. Dios nos manda un poco de nieve, pero para nosotras será la última temporada de frío. Estamos empacando para ir a Cochabamba”, escribió el 3 de enero. El 8 de enero, ella y Anita se tomaron fotos en el aeropuerto de Gliwice con sus pasajes y el 9 de enero, publicaron una foto al llegar a la Llajta.“Es verano acá, hacen 27 grados y nos recibieron como hermanas. Cochabamba será nuestro hogar por los próximos seis meses”, escribió Helena por última vez. Las dos voluntarias fueron llevadas a la congregación religiosa Bolivia Lucyna Teresa Jdolowska del colegio Edmundo Bojanouski, en Pacata Alta. Allí comenzaron con su labor de servicio. A las dos de la madrugada del 24 de enero, dos delincuentes treparon una pared del colegio y saltaron a la congregación que está al lado. Se cree que los malhechores, que vivían a unas cinco cuadras de allí, creían que las voluntarias extranjeras podían tener objetos de gran valor y entraron a robar. En un primer ingreso, se llevaron cuatro garrafas de gas licuado, pero volvieron para rebuscar en otras habitaciones y fueron sorprendidos por Helena Kmiec.La asesinaron con 14 puñaladas, pero dejaron varias huellas plantares de sus zapatos deportivos y un bolo de coca masticada. Minutos después Anita Szuwald descubrió el cadáver de su amiga y pidió auxilio. Una patrulla que vigilaba la zona rastrilló el sector y capturó al pandino Romualdo Maio do Santos (21), que ya tiene antecedentes delictivos por violación y estuvo en la cárcel por ese delito; y Sergio F.R.. El comandante de la Policía, coronel Elvin Baptista dijo que en la casa de uno de ellos encontraron las garrafas robadas y otros objetos, además de ropa con sangre. Descartó que la voluntaria haya sido violada. Para la Policía, el caso ya está esclarecido. El asesinato conmovió al Vaticano. Radio Vaticano publicó en twitter: “Rezamos por la voluntaria polaca asesinada en una localidad del centro de Bolivia”. En la comunidad católica WMS de Polonia, la tristeza es mayor. Cientos de personas escribieron en el muro de Helena. “Su familia y su novio están abatidos por el dolor. Que Dios recompense el buen corazón de Helena. Su vida fue una inspiración por su disposición de servir incondicionalmente a Dios y a los hermanos”, escribió Miroslaw Marcinkiewicz.“Hoy el mundo está buscando valor en las cosas, donde no hay. Helena descubrió que el valor estaba en dar la vida por los amigos. Ella murió haciendo lo que amaba: servir al prójimo. Ya está con papá en el cielo. Ella vive”, escribió Kozena Szwajcowska. ˚

Encarcelan a acusados de matar a joven polaca

    • La audiencia de medidas cautelares, ayer. | Fernando Balderrama

    Los TiemposEl Juzgado de Instrucción Penal Cautelar Nº 2 envió ayer con detención preventiva a la cárcel de El Abra al autor del asesinato de una joven voluntaria de nacionalidad polaca, Romualdo do Santos, y a su cómplice, Sergio Flores, al recinto de San Sebastián Varones.Helena Agnieszka Kmiec (26) falleció el martes de madrugada en ambientes de la congregación Siervas Madre de Dios en Pacata Alta después de que sorprendiera a los dos antisociales intentando robar en el lugar.El fiscal asignado, Moisés Chiri, dijo que ambos participaron en la muerte de la joven que falleció por 15 heridas penetrantes y 10 cortantes en el cuerpo.Entre las pruebas halladas están la marca en la tierra de las garrafas robadas, sangre en la ropa de los acusados, la huella del zapato del autor del crimen, el cuchillo usado contra la mujer, rasguños en el cuerpo de los detenidos y un video que los identifica. Do Santos ya estuvo antes en la cárcel por violación, según informe policial.Para ayer se esperaba la llegada de familiares desde Polonia, pero ellos aún realizaban trámites a nivel de Cancillería.