11 años y el MAS no allana crisis de justicia

A 11 años de gobierno del presidente Evo Morales, representantes del partido gubernamental consideran que uno de los temas pendientes que queda es la «modernización de la justicia», mismos que califican como el «talón de Aquiles» de la administración del Estado Plurinacional.

Sin embargo, consultamos otros aspectos que mencionan algunos sectores de la población como ser el hacinamiento en las cárceles del país, la falta de transparencia en la difusión de la información y la lucha contra la corrupción, a lo que representantes del oficialismo sostienen que estos aspectos fueron atendidos.



En su momento, el Jefe de Estado dijo que la justicia «es lo peor» dentro de la estructura del Estado, porque se encuentra inmersa en un proceso de constante deterioro por las constantes denuncias de corrupción de sus administradores en todo el país; es decir, que involucra a jueces, fiscales, abogados, policías y funcionarios de bajo rango.

“Dentro las estructuras del Estado Plurinacional lo peor que tenemos en este momento es la justicia boliviana. El eslabón más débil que hay en este momento es la justicia, hay una crisis estructural profunda en todo el sistema judicial en el país”, manifestó en 2015 al hacer una evaluación sobre los avances del proceso de cambio.

Al respecto, el diputado por el oficialismo, Víctor Borda reconoció que en lo que va de la gestión de la administración del Movimiento Al Socialismo (MAS) el punto débil es la «reforma a la justicia».

“El talón de Aquiles del Gobierno es la justicia. No hemos podido avanzar en este tema pese a definir la elección de los magistrados y tribunos del Órgano Judicial, pero ahora esperamos con las reformas que se están realizando a las normas, con la modificación que planteó el Presidente y sanciones para los administradores de justicia esperamos combatir la retardación de los procesos, la corrupción, entre otros”, afirmó.

 

Problemas en cárceles

Por su parte, el ratificado presidente del Senado, José Alberto Gonzales, abrigó la esperanza que con la vigencia del nuevo Sistema del Código Penal, que una vez aprobado y promulgado y que requerirá de un año para su plena ejecución, se posibilite despoblar las cárceles del país, que actualmente albergan a algo más de 15 mil internos, de los que cerca al 80 por ciento son detenidos preventivos.

“En el país, de hecho tiene que eliminarse aquella cultura en el que se generaliza la prisión preventiva para todo, cuando en realidad la ‘detención preventiva es la medida extrema, es la excepción y no la regla’”, sostuvo.

En tanto, el diputado oficialista, Wálter Roque Gómez, añadió que el nuevo Sistema Penal establece medidas sustitutivas a la prisión preventiva, como ser las manillas electrónicas, los trabajos comunitarios, la reparación del daño, entre otros, lo que significa que el despoblamiento parcial de las cárceles. Asimismo, “los indultos presidenciales, ahora con un mayor control para que beneficie a adultos mayores, mujeres embarazadas y con familia, discapacitados, pero dejando de lado a criminales peligrosos, como violadores, asesinos, y otros”, manifestó.

 

SEGÚN EVO

“Dentro las estructuras del Estado Plurinacional lo peor que tenemos en este momento es la justicia boliviana. El eslabón más débil que hay en este momento es la justicia».

 

Piden que avancen las investigaciones sobre corrupción

Sobre los casos de corrupción, consultamos con algunos legisladores de oposición, quienes sostienen que «el grado de corrupción es elevado» y como ejemplo pusieron los casos en Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) con Santos Ramírez, el ex Fondo Indígena y las barcazas chinas, entre otros. “Son casos que no se solucionan y que lo único que hace el oficialismo es buscar culpables de rango bajo o medio, pero nunca caen los principales responsables. Se denuncian muchos casos, nuestros actos de fiscalización (oposición) quedan en la nada porque con sus dos tercios las autoridades convocadas salen aplaudidas y se ha distorsionado de lo que significa este proceso”, señaló el asambleísta de Unidad Demócrata (UD), Gonzalo Barrientos. Sin embargo, autoridades y representantes gubernamentales aseguran que en la administración del MAS la lucha contra la corrupción es frontal y que desde 2007 ha implementado una clara política anticorrupción.

 

 

COCA Y DROGAS

Uno de los importantes temas que el Gobierno del Movimiento Al Socialismo tiene por resolver este 2017 son las leyes de la Coca y la de Sustancias Controladas. Para la primera norma hay tres proyectos que deben consensuarse: la de los cocaleros de los Yungas, la de los del Trópico de Cochabamba y la del Gobierno.

La segunda norma está cargo de los equipos jurídicos del Órgano Ejecutivo.

 

 

CASO FONDIOC

Pese a que hay varios procesados por el escándalo de corrupción del Fondo Indígena, incluida la exministra de Desarrollo Rural y Tierras Nemesia Achacollo todavía queda mucho por investigar y esclarecer.

La propia Achacollo reclamó que mientras a ella la tienen detenida, hay mucha gente que está afuera (libre) y «que se llevó plata en sus bolsillos, la gente que está prófuga (…)».

Fuente: lostiempos.com