Abierto de Australia: Alex De Miñaur asombra a todos con 17 años y festeja a pura selfie

El joven australiano, 301° del ranking, pasó a segunda ronda por su victoria en cinco sets contra el austríaco Gerald Melzer.Alex De Minaur se toma una selfie con los espectadores después de su victoria ante Gerald Melzer. (Foto: AP)Tiene madre española y padre uruguayo, nació en Sydney, vive en Alicante y representa a Australia. «Las cosas de la vida», dice Alex de Miñaur tras el primer partido de su carrera en un Grand Slam, su primera gran victoria. «Es el momento más feliz de mi vida», añade en Melbourne, todavía con la voz temblorosa, el tenista de 17 años después de su triunfo por 5-7, 6-3, 2-6, 7-6 (7-2) y 6-1 sobre el austríaco Gerald Melzer en la primera ronda del Abierto de Australia. Mirá también

Abierto de Australia: Diego Schwartzman aplastó a Pablo Cuevas y pasó a segunda ronda

De Miñaur, que compite defendiendo la bandera australiana, es una de las grandes esperanzas del tenis del país, necesitado de alegrías tras el retiro de Lleyton Hewitt hace un año. El ex número uno aconseja a la joven perla y este lunes estaba en las tribunas de la cancha Show Court 3 viendo el partido.Nacido en Sydney el 17 de febrero de 1999, De Miñaur jugó en 2017 sus primeros encuentros como profesional. En Brisbane cayó en primera ronda tras superar la fase previa, mientras que en Sydney, donde recibió una invitación, ganó ante el francés Benoit Paire su primer partido del circuito ATP.Ahora está en el Abierto de Australia, que le entregó un wild card. Y él respondió con un triunfo lleno de épica: salvando un match point en el cuarto set con 5-2 en contra y cerrando el triunfo entre selfies con los hinchas después de tres horas y 43 minutos de partido.«Nunca viví un partido con un público así, me llevó en andas», indicó después. «Nunca pensé que lo iba a lograr. No me lo puedo creer», añadió el número 301° del ranking mundial sentado en la sala de prensa principal de Melbourne Park.

De Minaur festeja su increíble victoria. (Foto: AP)

Ahí estaba el joven, sonriente a más no poder, hablando en inglés y en español, en la silla de la sala principal, la reservada para los mejores, la que en los últimos días recibió las visitas de Roger Federer, Rafael Nadal, Novak Djokovic o Serena Williams.»Mi teléfono no para de sonar. He recibido muchísimos mensajes de amigos, familia, de todo el mundo», contó el jugador, al que apenas le salieron todavía pelos en la barba. Mirá también



Abierto de Australia: Nicolás Almagro jugó apenas cuatro games y después se enojó por las preguntas

De Miñaur nació en Sydney, pero sus padres se mudaron a España cuando él tenía cinco años. Empezó a jugar al tenis, pero al ver que la federación española no le brindaba apoyo, preguntó a Australia. Y los aussies lo recibieron con los brazos abiertos.»He vivido la mitad de mi vida aquí y la otra mitad en España. Australia siempre me ayudó mucho y estoy muy feliz de representar a Australia», señaló el jugador, que se medirá el miércoles en segunda ronda al estadounidense Sam Querrey.De Miñaur, de 1,80 metros y 70 kilos, tiene dos ídolos: Hewitt y el suizo Roger Federer. Al primero lo tiene como consejero -«No hay ningún acuerdo, lo está haciendo porque él quiere y no le puedo estar más agradecido»-, al segundo como el hombre a imitar.Sin embargo, el tenis de De Miñaur es más parecido al de Hewitt. Aguerrido, con carácter, no da ningún punto por perdido y engancha al público con sus gestos de rabia.(Fuente: DPA)Fuente: clarin.com