Controlar las redes sociales

Constantino Rojas Burgos Regular y controlar las redes sociales es la propuesta de la exministra de Comunicación Marianela Paco, porque en su criterio en el referendo del 21 de febrero se hizo un manejo “irresponsable, cobarde, nefasto, perverso e irrespetuoso en las redes sociales”, pero además asegura que es el origen de la trata y tráfico de personas y que se evidencia racismo en esos medios de comunicación. La nueva ministra Gisela López es también partidaria de normar el uso de las redes sociales.Por otra parte, Paco afirma que el 90 por ciento de la información en las redes sociales es falsa y que el 90 por ciento de los crímenes se cometen a través de las redes, aunque no señala la fuente de información para respaldar su afirmación, tal parece que se trata de una apreciación subjetiva que pretende justificar la propuesta, sin que medie otro argumento que no sea el político. Controlar las redes sociales será una tarea compleja, siendo que se trata de una herramienta tecnológica mundial.Las redes sociales son espacios de interacción y de acceso gratuito donde los usuarios se expresan con referencia a temas que afectan a la población. Los mensajes no siempre guardan el debido respeto y las normas de urbanidad, algunos usuarios insultan, ironizan, se burlan de personalidades del ámbito público, como ocurre en el caso boliviano con nuestros gobernantes, que son el blanco de las críticas, pero motivados por sus declaraciones en los medios de comunicación.Esas declaraciones o dislates de las autoridades originan una reacción negativa en el público que provoca molestia y las redes sociales son espacios donde manifiestan su posición, son expresiones de rabia, impotencia, un desahogo de la bronca contenida que la exministra Paco y ahora la ministra Gisela López proponen controlar, para atenuar y mitigar la reacción del público en las redes sociales, que por cierto, deben estar en el marco del respeto de la dignidad y de la honra de las personas, independientemente de su posición política y partidaria.La propuesta de controlar las redes sociales atenta a la libertad de expresión contenida en la Constitución Política del Estado sobre Derechos Civiles, Artículo 21, párrafo 5 señala que los bolivianos tienen derecho “A expresar y difundir libremente pensamientos u opiniones por cualquier medio de comunicación, de forma oral, escrita o visual, individual y colectiva”, asimismo el párrafo 6 complementa el derecho de “Acceder a información, interpretarla, analizarla y comunicarla libremente, de manera individual o colectiva”, aunque Paco señale que no se trate precisamente de coartar la libertad de expresión.La legislación boliviana, en ese sentido, tiene vacíos jurídicos en el uso de Internet y de las redes sociales, por tanto exige que los legisladores en el marco de la CPE contribuyan en el “buen uso” de esa herramienta tecnológica, sin que eso implique afectar el derecho a la libertad de expresión y el derecho a recibir información y que participen todos los actores sociales para hacer prevalecer las normas éticas, el respeto y la responsabilidad sobre los mensajes que se publican.Que no sea porque se sienten afectados en el interés individual, partidario, político y gubernamental y porque se encuentren en desventaja, pese a que en Ministerio de Comunicación a decir de Paco, trabajan en tres turnos para contrarrestar la arremetida de la ciudadanía, que a falta de acceso a los medios de comunicación tradicionales, hacen uso de las redes sociales en contra de los mensajes y acciones que se generan desde el Gobierno, hecho que genera fastidio en las autoridades.Los Tiempos – Cochabamba