Enfermos renales del Chaco viajan a Tarija para sobrevivir

Una constante lucha por sobrevivir es la que se ven obligados a protagonizar los enfermos renales de la Región Autónoma del Chaco tarijeño, quienes dos veces por semana deben llegar a como dé lugar a la ciudad de Tarija para poder realizarse un tratamiento de hemodiálisis para seguir viviendo.
La hemodiálisis es un tratamiento médico que consiste en eliminar artificialmente las sustancias nocivas o tóxicas de la sangre que quedan retenidas en el organismo a causa de una insuficiencia renal. Este tratamiento se lo realiza mediante máquinas de hemodiálisis. En todo el departamento existe un total de 21 máquinas, de las cuales una está Bermejo, 9 en Cercado y 11 en Yacuiba, pero solo las de la capital están en funcionamiento y a veces algunas máquinas están en mantenimiento.El representante de los enfermos renales del Chaco, Hilarión Paredes, recordó que la puesta en funcionamiento de la sala de hemodiálisis que ayudará a los 12 pacientes de Villa Montes, Yacuiba y Caraparí se ha estancado debido a que el Concejo Municipal observó el contrato de adquisición de componentes que requieren las máquinas de hemodiálisis.Si bien el Gobierno Municipal se comprometió a enmendar las observaciones y lograr la compra de los equipos mediante otro mecanismo contractual si es necesario, al momento se han vencido los plazos comprometidos con el sector. El último  plazo feneció el 20 de diciembre, cuando les indicaron que la sala estaría en funcionamiento a inicios de enero. Según Paredes, la última información extraoficial que tienen es que ya existiría algún avance en la adjudicación.Paredes indicó que mientras no entre en funcionamiento la sala de hemodiálisis de Yacuiba, los pacientes se ven obligados a viajar dos veces por semana a Cercado para acceder a una máquina (pese a que el estándar mundial es de tres tratamientos a la semana), lo que ha convertido sus vidas en una lucha constante contra los síntomas y el factor económico que implica padecer insuficiencia renal.“En estas condiciones el que se rinde muere y el que lucha igual. Me llamaron de Tarija el miércoles, la administradora de internación me dijo que un paciente al trasladarse de Villa Montes a Tarija se ha muerto… estas cosas están pasando. ¿Hasta cuándo tenemos que esperar para que se habilite la sala de hemodiálisis de Yacuiba? Queremos reunirnos con el Secretario de Salud pero de reunión en reunión paran, solo nos dicen que no hay plata y no hay plata”, explicó Paredes.El País eN se comunicó al número del secretario de Salud del Gobierno Municipal de Yacuiba, Valdemar de la Vega, sin embargo, no logró contactarlo para conocer el estado de la implementación de la sala de hemodiálisis.Mientras tanto, otra paciente que padece esta patología indicó que en Tarija hizo conocer que si bien se habla de la tardanza para habilitar los equipos, tampoco se hacen diligencias o reclamos formales a instancias nacionales para encontrar una solución al tema. Es por ello, que los familiares de los enfermos renales están obligados a ayudar a los suyos, por lo que esperan coordinar medidas para ejercer presión. “Ahora como siempre en Yacuiba las autoridades dirán que esto tiene algún trasfondo político, pero no, solo se trata de seguir viviendo”, agregó.La paciente explicó que la mayoría de los pacientes con insuficiencia renal pasan poco o nada de orina por lo que llegan a estar en condición crítica, una situación que deben aguantar desplazándose por tierra a Cercado, un viaje que según el estado de la carretera y del organismo puede “convertirse en un calvario”.Si bien logran eliminar el líquido corporal por hemodiálisis, mencionó que también esto representa efectos secundarios causados por la extracción de líquido que varía según cada paciente, entre los que describió la presión arterial baja, fatiga, mareos, dolores de pecho, calambres en las piernas, náuseas y dolores de cabeza, que deben sobrellevar en su viaje de retorno.Para el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Paúl Castellanos, como Gobernación se ha cumplido con el sector al designar en pasados meses a un especialista nefrólogo que ya está en Yacuiba prestando sus servicios, junto a enfermeras capacitadas para este fin. En ese marco, indicó que ahora el tema es administrativo y es necesario que haya una respuesta pronta del Municipio para evitar esta crítica situación, ya que las 11 máquinas que están en desuso, corren el riesgo de deteriorarse.Detalles sobre una máquina de hemodiálisisEl doctor Elías Vidaurre explicó que una máquina de hemodiálisis es un producto sanitario que realiza la función de bombear la sangre del paciente y el dialisato a través del dializador. Asimismo detalló que las máquinas de diálisis más recientes del mercado, como las que se adquirieron en Yacuiba hace unos cuatro años, están altamente computarizadas y monitorizan continuamente un conjunto de parámetros de seguridad críticos, incluyendo tasas de flujo de la sangre y el dialisato, la presión sanguínea, el ritmo cardíaco, la conductividad, el PH, etc.“Si alguna lectura está fuera del rango normal, sonará una alarma para avisar al técnico que está supervisando el cuidado del paciente”, explicó.