Famosas que renunciaron a su belleza por un personaje

La actriz Margot Robbie sorprendió con su cambio de look al personificar a la patinadora sobre hielo Tonya Harding. Conoce algunas otras de las transformaciones más deslumbrantes.

Margot Robbie como Tonya Harding. Foto: abcnews.com



La foto es la siguiente: una mujer rubia con paraguas, con un look noventero y con una musculatura de la parte superior del cuerpo prominente. Es la bella y, sí, delgada actriz Margot Robbie, quien si bien ya había sorprendido con su papel de Harley Quinn (la novia de El Guasón, o The Jocker) en la película Escuadrón suicida (Suicide Squad), ahora, al interpretar a Tonya Harding, ex campeona de patinaje estadounidense que estuvo implicada en un escándalo deportivo hace más de dos décadas, pone de nuevo su nombre —y su apariencia— bajo las luminarias.

Margot está prácticamente irreconocible en la película I, Tonya, pues luce más robusta. Pero ella no subió de peso, sino que el quipo de producción la alistó con un traje especial que le hace ver como la ex patinadora. Pero ha habido otras actrices que aparte del maquillaje y los efectos especiales, se han internado tanto en sus papeles que cambiaron, en menor o mayor medida, su físico. Aquí te las presentamos:

Mirá también

De los escenarios al altar: actrices casadas con rockeros

Charlize Theron

Cómo no comenzar esta lista con esta hermosa y versátil actriz que para su protagónico en la película Monster (2003) subió unos 15 kilos de peso. Charlize interpretó a Aileen Wuornos, quien en la vida real fue una asesina serial. Si bien utilizó una prótesis dental y un maquillaje sorprendente, su trabajo actoral te confunde y no sabes que es ella hasta la parte final de la película, cuando se enlistan los créditos.

Charlize Theron como Aileen Wuornos. Foto: heyuguys.com

Natalie Portman

Protagonizar a una bailarina de ballet sometida a una insoportable presión en El cisne negro (Black Swan, 2010) le valió a Natalie el Oscar a Mejor Actriz en 2011. Las exigencias a las que es sometido su personaje, Nina Sayers, necesitaban una Natalie con 11 kilos menos, para lo cual se sometió a una más que estricta dieta vegana.

Natalie Portman en El cisne negro. Foto: pinimg.com

Reneé Zellweger

Un papel entrañable del cine actual es sin duda el de Bridget Jones. La delgada Reneé engordó unos 13 kilos —mediante pizzas y donas— para interpretar a esta rubia en perpetua crisis que, al final, toma el control de su vida en El diario de Bridget Jones.

Reneé Zellweger como Bridget Jones. Foto: diariovasco.com

Ellen Burstyn

Solo el argumento de Réquiem por un sueño (2000) es impactante. En este filme del director Darren Aronofsky (quien también dirigió El cisne negro) se muestra la crisis y el “lado oscuro” de la sociedad moderna. Pues Ellen perdió 10 kilos para interpretar el papel de una mujer obsesionada por adelgazar.

Ellen Burstyn en Réquiem por un sueño. Foto: pandora-magazine.com

Anne Hathaway

Una prostituta con tuberculosis en la primera mitad del siglo XIX no es una imagen sensual, aunque sí muy romántica (como el movimiento artístico). Para la película Los miserables (basada en la novela homónima del escritor francés Víctor Hugo), Anne echó toda la leña a su asador histriónico, pese a que perdió 11 kilos de masa corporal y se rapó para personificare a Fantine.

Anne Hathaway como Fantine. Foto: dailymail.co.uk

Antonia Campbell-Hughes

En plenos huesos quedó esta actriz irlandesa para dar vida a Natascha Kampusch, una niña de 10 años secuestrada por Wolfgang Priklopil, en la película 3096 días (2013). Antonia en verdad sufrió este papel, pues presentó rotura de un tendón y fractura de una costilla.

Antonia Campbell-Hughes en 3096 días. Foto: sitiosespan.com

Hilary Swank

En la película Million Dollar Baby (2005), dirigida por el multipremiado Clint Eastwood, Hilary obtuvo 9 kilos, ¡pero de puro músculo! Para eso se sometió a un entrenamiento de dos horas y media diarias de boxeo y otro tanto con pesas, eso sin contar las 12 claras de huevo al día (proteína) que le recomendaron.

Hilary Swank en Million Dollar Baby. Foto: digitaljournal.com

Glenn Close

El la cinta Albert Nobbs (2011) esta actriz famosa por su papel en Atracción fatal (1987) interpreta a una mujer que se disfraza de hombre en el siglo XIX para conseguir su primer trabajo. El dilema viene cuando se plantea dudas existenciales sobre la feminidad. Si bien el trabajo de maquillaje es excelente, destaca más su actuación.

Glenn Close como Albert Nobbs. Foto: thesil.ca

Cate Blanchett

En un caso similar, pero con un trabajo actoral más rico, esta actriz personificó a una leyenda del folk y el rock, además de reciente premio Nobel de Literatura: Bob Dylan. En la película Mi historia sin mí (2007), Cate sobresale de entre sus compañeros hombres, quienes, entre todos, interpretan seis etapas de la vida del autor de “Blowin in the wind”.

Cate Blanchett como Bob Dylan. Foto: aroundmovies.com

Mayim Bialik

El caso de esta actriz es interesante. En su papel de Amy Farrah Fowler en la serie The Big Bang Theory, prácticamente se interpreta a sí misma: una neurocientífica que es novia de un físico teórico con problemas de identidad sexual. Sin embargo, su apariencia en la pantalla, la típica nerd alejada de los looks fashionistas, difiere totalmente de la bella y sensual actriz que participó también en la película The Chicago 8 (2011).

Mayim Bialik como Amy Farrah Fowler. Foto: nocookie.net

Mirá también

Björk por primera vez en México; 10 cosas poco conocidas

Mirá también

Trump reacciona contra Meryl Streep, le dijo lacaya de Hillary

Mirá también

Frases inolvidables de Patti Smith

Fuente: clarin.com