Fuerte señal: el presidente chino inaugura el martes el Foro de Davos

El presidente suizo Doris Leuthard junto al presidente chino Xi Jinping, anoche en Berna.



Cuando Thomas Mann andaba por aquí, en Davos, escribiendo La montaña mágica, que se publicó en 1924, esta ciudad alpina todavía no enloquecía una vez año por el Foro Económico Mundial, la cita top que convoca a reyes, presidentes, ministros, economistas, banqueros, empresarios, millonarios, académicos, premios Nobel y artistas de los cinco continentes para debatir políticas viables, justas y sostenibles en el mundo de hoy.

Este año, el tema que desvelará a los participantes de los casi 400 paneles que Davos hospitará entre el 17 y el 20 de enero es el liderazgo.

“Liderazgo responsable y receptivo”, lo bautizaron. “Se necesita un nuevo modelo de liderazgo responsable y receptivo que nos permita abordar los desafíos que el mundo enfrenta, desde la seguridad hasta la Cuarta Revolución Industrial, con un pensamiento a largo plazo y orientado a la acción, y mayor solidaridad a nivel nacional y global -dice Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial-. Nuestros conceptos tradicionales acerca de la sociedad, el empleo de calidad y el Estado-nación son desafiados y muchos ciudadanos se sienten inseguros, o incluso, amenazados.” Motivada por la búsqueda de inversiones y de nuevas oportunidades comerciales que impulsen el crecimiento de la Argentina, la delegación de nuestro país que llegará a Davos está integrada por los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne; por el de Educación y Deportes, Esteban Bulrich; por el ministro de Producción, Francisco Cabrera, y por la canciller Susana Malcorra. Además, viajará el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, junto a su vicepresidente segundo, Demian Reidel, y el presidente del Banco Provincia, Juan Curutchet. La Ciudad de Buenos Aires estará representada a través de Andy Freire, ministro de Modernización, Innovación y Tecnología de la Ciudad.

Esta edición del foro -que se realizó por primera vez en 1971- no es ajena a la ansiedad que supuran las incertidumbres de la agenda global. Para neutralizarla habrá paneles en los que expertos en psicología debatirán sobre “Cómo cultivar emociones adecuadas a un tiempo regido por un populismo nacionalista” o “Exprimidos y enojados: cómo resolver la crisis de la clase media”, donde participará Christine Lagarde, la mujer al frente del Fondo Monetario Internacional.

Este foro, que reunirá a delegaciones de más de 70 países, contará con la presencia de António Guterres, nuevo Secretario General de las Naciones Unidas, y será inaugurado por el presidente de China, Xi Jinping.

La delegación argentina que participará en Davos es parte del tercio de los 3.000 participantes del foro que llegarán desde fuera de Europa y América del Norte para escuchar a economistas como Joseph Stiglitz, Lawrence Summers, Ricardo Hausmann y Kenneth Rogoff, entre otros. O a editores de la BBC, Financial Times, The Economist, The New York Times, The Wall Street Journal. O a artistas como Matt Damon, Forrest Whitaker y Shakira, que será condecorada por su trabajo en educación infantil.

Desde la organización del foro aseguran que Davos intenta ser una plataforma, un facilitador y no un creador o un agente activo en la intervención directa sobre la solución de conflictos. Se jacta, sin embargo, de haber evitado una guerra entre Grecia y Turquía en 1988 -a través de la firma de la Declaración de Davos- y de lograr que, en 1992, Nelson Mandela, recién liberado, le diera la mano al presidente sudafricano de entonces Frederik de Klerk.

Es probable que la delegación argentina no cuente con demasiado tiempo para hacer turismo en Davos. Una pena. Aunque si lo tuviera, seguramente esquivaría, por portación de apellido, el Museo de Kirchner, la colección más grande del mundo de obras del expresionista alemán Ernst Ludwig Kirchner, que nació en 1880 y murió en 1938, y que está sobre la Promenade 82 de Davos.

Fuente: clarin.com