Las verdaderas razones por las que la gente se casa, desveladas

Foto: Varias causas para cruzar los dedos. (iStock)Varias causas para cruzar los dedos.

«Contigo, pan y cebolla». En la página web del Centro Virtual Cervantes dicen que el significado de este refrán es que: «Cuando se quiere a alguien de verdad, se está dispuesto a vivir con él no solo en época de felicidad sino también cuando sobreviene la desgracia«. El artículo señala que es un dicho que se utiliza muy poco en la actualidad. Lo importante aquí, sin embargo, es el contenido, no el continente, es decir, si su significado ya no es válido: si la gente crea hoy el lazo del matrimonio por causas muy distintas al amor.

Durante siglos, la finalidad del matrimonio no fue la de ratificar el lazo amoroso. Los nobles se desposaban con la burguesía para obtener dinero y los burgueses con los nobles para lograr títulos. En el lado de las clases más desfavorecidas ir al altar era una garantía para tirar adelante, tener descendencia y que los hijos cuidaran de los padres cuando llegasen a la tercera edad. ¿Y si el amor romántico estuviera hoy, de nuevo, en crisis? El portal especializado en confesiones de secretos ‘Whisper’ ha trasladado la duda a la red y ha recibido decenas de respuestas. He aquí las más significativas, clasificadas según estas nuevas razones del siglo XXI para dar el “sí quiero”.



1. Causas económicas

Recuerda a las motivaciones que conducían al matrimonio en otras épocas. Basta destacar algo obvio: el bienestar material es una necesidad, y el trabajo no es el único camino para conseguir el vil metal que lo posibilita.

– «Me voy a casar solo por su dinero. Me importa poco si eso me convierte en una egoísta o en una buscadora de oro. No pienso volver a ser una vagabunda otra vez, haré lo que sea para que eso no ocurra”.

– “Me caso para poder permitirme ir a la universidad”.

– “Me caso para tener una protección financiera. Sin él no podría pagar los gastos del coche. ¡Ah!, y sería una vagabunda también”.

– “Me caso porque su salario me permite hacer realidad mis sueños”.

2. Soledad

Encontrar el amor es difícil, ¿qué pasa si no aparece? Hay gente que se siente muy feliz sin nadie al lado. Hay otros , sin embargo, que han nacido para vivir en pareja. Dándole la vuelta al refrán: ¿Mejor mal acompañado que solo?

– “Me caso porque estoy harto de tener relaciones esporádicas y no quiero estar solo (soy un treintañero)»

(Whisper)
(Whisper)

– “Me caso con mi prometido porque el hombre que amo se ha casado con otra”.

3. Responsabilidades familiares

Cuando te casas con alguien lo haces también con su familia. Es verdad que este grupo social es una fuente de bienestar, pero también de traumas. La influencia de nuestros padres y hermanos (así como los de la pareja) es inevitable, y a veces no se sabe si te casas tú o tus parientes. Otros motivos incluidos en esta categoría son la familia que has creado o que puedes crear en el futuro, un factor que puede prevalecer sobre al amor a la propia pareja. Por último, para muchos, las mascotas forman parte de este grupo social, ¿es posible que un gato o un perro determine la decisión de contraer matrimonio?

– “Me caso por nuestro hijo. Si fuera una madre soltera, la vida de mi hijo podría no ser estable. Su felicidad es lo primero”

– “Me voy a casar con mi novia solo porque mi familia espera eso de mí”.

– “Le digo a la gente que estoy entusiasmada por mi boda, pero el pánico me invade. Siento que hago esto solo para satisfacer a los miembros de mi familia”.

(Whisper)
(Whisper)

– “Me caso en una semana porque no podría soportar la perdida de mi perro”.

– “Quiero casarme porque es la única manera de escapar de mi familia. Son insoportables”.

4. Sexo

Para algunos existe, aún hoy, una correspondencia directa entre el matrimonio y el sexo. Cada vez menos personas llegan vírgenes al día de su boda, pero a veces sus parejas no les permiten realizar ciertas prácticas hasta que no les pongan un anillo en su dedo.

– “Me caso solo para poder tener sexo sin condón”.

5. Miedo

La presión para ir al altar es a veces intensa y puede provenir de diferentes fuentes como la familia, los amigos e incluso la propia pareja. ¿Quién se atrevería a pronunciar un “no quiero” delante de sus invitados el día de su boda?

– “Me caso solo porque me siento demasiado atrapado para salir de la relación”.

6. Motivos prácticos

Hay personas que pasan de complicarse la vida. El lema aquí podría ser: “¿Hay que casarse? Pues vale”.

– “Me caso con mi novio porque él se quiere casar. No le veo sentido al matrimonio”.

(Whisper)
(Whisper)

– “La única razón por la que me caso es por la boda”.

– “Creo que ya no amo a mi novio. Me caso solo porque no quiero pasar por tener que decir a la gente que la boda no va adelante”.

Fuente: elconfidencial.com