Pekín responde a Trump: principio de una sola China «no se negocia»

«Hay una sola China y Taiwan es parte inalienable», aseguraron desde Pekín. Es en respuesta a las declaraciones de Trump, quien amenazó con no respetarla en caso de que China no acepte renegociar los lazos comerciales.

Shanghai Donald Trump und China (Getty Images/AFP/J. Eisele)

«El principio de una sola China, que es la base política de las relaciones entre China y Estados Unidos, no es negociable», advirtió el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Lu Kang, en la noche del sábado (14.01.2017). Es en respuesta a las declaraciones del presidente electo de los Estados Unidos, quien amenazó con no respetarla en caso de que China no acepte renegociar los lazos comerciales bilaterales.



«Urgimos a Estados Unidos a que se dé cuenta de la alta sensibilidad que tiene la cuestión taiwanesa y respete los compromisos tomados por los anteriores gobiernos norteamericanos», señaló en un comunicado, reproducido por la agencia Xinhua.

«Con el fin de evitar cualquier perturbación en el desarrollo sano y estable de las relaciones sino-estadounidenses y la cooperación bilateral en áreas clave, instamos a las partes interesadas en Estados Unidos a reconocer plenamente la alta sensibilidad de la cuestión de Taiwan», señala un comunicado publicado en la página web del ministerio.

«Hay una sola China y Taiwan es parte inalienable», agrega el documento.

El gobierno de China es el único con legitimidad para representar a esa nación, «un hecho reconocido internacionalmente que nadie puede cambiar», insistió la fuente oficial.

Trump dio a entender el viernes (13.01.2017) en una entrevista al diario Wall Street Journal que no respetaría el principio de una sola China – que implica no reconocer a Taiwán como un Estado – a menos que Pekín cambiara prácticas comerciales y políticas monetarias que él considera perjudiciales para Estados Unidos.

«Todo está bajo negociación, incluido el principio de una sola China», subrayó Trump. En diciembre había hecho declaraciones similares a la cadena de televisión Fox News, y también despertó entonces críticas y preocupación en Pekín.

Taiwan

Lu Kang exhortó a «manejar los temas relacionados con Taiwan con prudencia y honrar el compromiso asumido por todas las administraciones estadounidenses anteriores de ambos partidos a adherir a la política de una sola China, como así también a respetar los principios fundamentales de los tres comunicados conjuntos» que rigen las relaciones entre ambos países.

China obliga a todos los países con los que mantiene lazos diplomáticos a que respeten ese principio, según el cual el gobierno de Taiwán -nacido del exilio a esa isla del bando perdedor en la Guerra Civil entre comunistas y nacionalistas- no es legítimo y no se pueden tener lazos diplomáticos oficiales con él.

Trump aceptó en noviembre una llamada telefónica de la presidenta taiwanesa Tsai Ying-wen. El gesto fue condenado entonces por el gobierno chino. 

Al contestar la llamada de la mandataria taiwanesa, Trump puso fin a una política diplomática mantenida por su país durante casi 40 años. Estados Unidos y Taiwan rompieron relaciones diplomáticas en 1979, cuando Washington las estableció con China, y desde entonces ningún presidente, ni electo ni en ejercicio, conversa directamente con su homólogo en Taipei.

Los medios oficiales chinos advirtieron esta semana que EEUU se encaminaba a una «confrontación devastadora», y hasta lanzaron la hipótesis de un conflicto bélico, incluso nuclear, entre las dos principales economía mundiales.

DG (dpa, efe)

 

Fuente: www.dw.com