Surgen dudas en Bolivia por la gestión de Trump

Evo Morales cree que la victoria de Trump es muestra del fracaso de las políticas de consenso de Washington, como el ALCA, acuerdo de libre mercado y privatizaciones de servicios públicos.Evo Morales espera la restitución de embajadores de Bolivia y Estados UnidosMás dudas que certezas existen en Bolivia tras que Donald Trump jurara como nuevo presidente de los Estados Unidos (EEUU). Por un lado, hay la predisposición de retomar las relaciones bilaterales, pero, por otro, esta la incertidumbre y desconfianza hacia un gobierno estadounidense, sobre todo desde los sectores sociales que son la base del Movimiento Al Socialismo (MAS); en la oposición, esperan que existan diferencias notorias entre quien fuera candidato republicano y la persona que ahora fungirá como mandamás de la Casa Blanca.El presidente Evo Morales exteriorizó la posibilidad de “restablecer relaciones con intercambio de embajadores, respetando soberanía y dignidad de nuestros pueblos”, mediante su cuenta oficial en Twitter, abogando para que con el nuevo mandatario de la nación estadounidense “terminen las intervenciones y las bases militares en el mundo para garantizar la paz con justicia social”.Sin embargo, en entrevista con EL DEBER, la misma autoridad nacional compartió sus dudas. “No sé qué pasará con Trump”, aseveró, señalando que el gobernante fomentará el “proteccionismo, porque la globalización o el libre mercado no va, por eso plantea hacer muros”.Incumplimiento del acuerdo marcoTras la expulsión del embajador estadounidense Philip Goldberg, en 2008, el país y la administración de Barack Obama firmaron un acta de intenciones, con la finalidad de lograr el “restablecimiento progresivo de las relaciones bilaterales”, el mismo que no logró cumplirse hasta la fecha.»Lo que hicimos es tener un acuerdo marco, de una nueva diplomacia entre Estados Unidos y Bolivia, pero no se ha implementado», lamentó el presidente Evo Morales.En conferencia de prensa, el canciller David Choquehuanca consideró necesario retomar la iniciativa que “establece que la cooperación se decide de Estado a Estado”. Recordó que antes, con los gobiernos neoliberales, “ellos decidían unilateralmente y nosotros ni siquiera conocíamos, no teníamos información”.El jefe de la diplomacia boliviana detalló que la intención es lazos con todos los países del mundo, pero “no relaciones de agresión, no relaciones de intromisión”.Sectores lanzan amenazasDirigentes de las bases orgánicas del oficialismo nacional no comparten del todo la apertura de Morales para restablecer las relaciones con EEUU. Existe cierta desconfianza en lo que puede hacer el Gobierno de Trump, en caso decida designar a un representante diplomático en la ciudad de La Paz.Leonardo Loza, dirigente cocalero del Chapare, saludó la elección democrática del millonario empresario, pero exigió respeto a los pueblos del mundo. “Que aprenda a respetar, que se olvide de las políticas de injerencia, saqueo, de guerra y que construya políticas de paz, de amistad y de cooperación sin intereses ocultos”. Anunció que si se observa un mandato “entrometido”, se expulsará a instituciones estadounidenses que permanecen en territorio nacional.Un punto de vista más drástico tuvo el secretario Ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb), Feliciano Vegamonte. “Estados Unidos sigue siendo enemigo de los pueblos en desarrollo, con Donald Trump existe mucha susceptibilidad, es enemigo número uno de los pueblos indígenas, no es tan sencillo aceptar la presencia de un embajador ‘gringo’ en Bolivia”, dijo el dirigente.Opositores son cautosEl jefe de Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, se preguntó si realmente es posible que se repongan las relaciones entre Bolivia y EEUU, a tiempo de considerar que debe existir una versión diferente de Trump en el ejercicio de sus funciones frente a la que mostró durante la campaña electoral, la misma que fue muy drástica, en lugar de conciliadora. Recordó que no deberían existir grandes diferencias debido a la institucionalidad democrática que hay en el país del norte.Jorge Tuto Quiroga, que fue candidato a la presidencia por el Partido Demócrata Cristiano (PDC), protagonizó, junto con otros líderes, una campaña contra el ahora presidente estadounidense. “Es racista, xenófobo y demagogo. Tiene ideas peligrosas, bota veneno y es un peligro muy grande para la integración de toda América. La base de su propuesta fue atacar a los latinos”, aseveróAl más alto nivel buscarán una reunión entre Evo y TrumpEn diciembre de 2014 el gobierno bolivianon solicitó una reunión al “más alto nivel” entre los presidentes Barack Obama y Evo Morales, posibilidad que no pudo ser concretada, pese a las gestiones realizadas. El ministro de Autonomías, Hugo Siles, dijo en entrevista con este medio que dependerá de las señales que existan con la administración de Donald Trump la posibilidad pueda ser una certeza, aunque consideró que es prematuro evaluar un acercamiento entre los dos mandatarios, debido a las diferencias.CAUSA MARÍTIMA.En la etapa de socialización se consideraba que el respaldo de Estados Unidos a la causa marítima podría ser importante. En varias oportunidades el propio Morales resaltó que uno de los expresidentes de esa nación abogó para que se resuelva el diferendo con Chile, mencionando a Jimmy Carter, a quien además considera un amigo cercano por la visión que tiene sobre la región.Durante el encuentro entre Evo y Peter Brennan, hace dos años, el primer mandatario nacional le entregó al diplomático estadounidense una copia del ‘Libro del Mar’, que contiene los argumentos que expone el país contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.El vocero de la causa y expresidente, Carlos Mesa, también vio con buenos ojos que pudiera existir un pronunciamiento a favor de Bolivia desde el país norteamericanoEL DEBER / Jesús Alanoca Paco