Will Smith: «Soy un romántico empedernido»

El astro de «Hombres de negro» se muestra sensible. «Nada me tortura más que el amor», dice. Y cuenta que cuando rodó «Belleza inesperada» -estrena el jueves- se enteró de que su padre tenía cáncer.Will Smith: "Soy un romántico empedernido"NUEVA YORK. Enviado especialAlto (1,88 m), erguido en su silla, atento a cada detalle y sonriente hasta cuando de su boca emanen recuerdos no precisamente agradables, Will Smith sabe cómo mostrarse ante la prensa internacional.Como si su personaje en Belleza inesperada, un ejecutivo de publicidad, le soplara en el oído. Pero no. El actor de Día de la Independencia y la saga Hombres de negro siempre se ha mostrado atento con todo el mundo, periodistas, fans y gente con la que eventualmente se cruza en la calle. Nada semeja antinatural en él.Lleva puesto un pullover azul con enormes rombos, que arremanga cada tanto, y parece que nada intermedia entre la lana y su cuerpo. Y tiene un bigote muy bien delineado, además de la sonrisa de dientes perfectas, casi casi de publicidad de dentífrico.En Belleza inesperada, de David Frankel, que estrenará el jueves en la Argentina, Howard (Smith) está atravesando un fuerte dolor por la pérdida de su hijita. Abandona su trabajo, no se sabe qué es de la madre de su criatura, y escribe cartas. No son para sí, aunque sí, son bien, pero bien terapéuticas. Howard toma lapicera y papel y le escribe a la muerte, el tiempo y el amor, las mete en un sobre y las echa en un buzón.Lo curioso no es eso, sino que la muerte (Helen Mirren), el tiempo (Jacob Latimore) y el amor (Keira Knightley) le respondan en plena calle de Nueva York.

Will Smith: "Soy un romántico empedernido"
Hablando con la Muerte. Howard -su personaje- tiene la posibilidad de hablar cara a cara con la Muerte (Helen Mirren), a la que le escribió una carta tras la muerte de su hija. O al menos eso cree. FOTO: WARNER BROS.

El elenco se completa con otras estrellas, como Kate Winslet, Edward Norton y Michael Peña -sus compañeros de oficina detrás del plan para recuperar a Howard… y al negocio- y la muy talentosa británica Naomie Harris (la nueva Moneypenny de las películas del 007) a quien veremos en la seguramente candidata al Oscar Luz de luna, como una terapeuta.La película se estrenó en los Estados Unidos en plena previa de Navidad, momento propicio para la introspección y este tipo de relatos suelen aprovechar esa época. El mismo Smith concede que Belleza inesperada “se nutre de películas clásicas como Qué bello es vivir (de Frank Capra, 1946, con James Stewart). Cuando leí el guión, me evocó ese sabor navideño que recuerdo que cuando era niño veía en filmes como Qué bello es vivir, que están al borde de la fantasía y a la vez abordan temas poderosamente humanos”.Smith sorprende al contar que él mismo sufrió una pérdida en pleno proceso de creación de la película. “En medio del rodaje descubrí que mi padre tenía cáncer y que sólo le quedaban unas seis semanas de vida-relata tranquilo-. Así que mientras intentaba entender lo que Howard sentía al sufrir su propia pérdida, yo también estaba sufriendo en mi vida real la pérdida de mi padre. Fue una experiencia especial, porque pude compartir lo que estaba aprendiendo de Howard con mi propio padre. Y ese aprendizaje y el dolor que sufrí me cambiaron para siempre, porque no hay nada más difícil para un ser humano que lidiar con la muerte de un ser querido”.

«¡Nada me tortura más que el amor! ¡No hay nada en la vida que experimente más dolor que amor!»



-¿Y debiste definir a tu personaje a partir de su propio dolor?-Howard parece al comienzo tener toda su vida solucionada, como bajo control, pero tras sufrir la pérdida tiene que volver a encontrarse a sí mismo, hasta el punto de redescubrir si es posible que haya alegría de nuevo en su vida. Y sí, ese viaje personal suyo me interesaba mucho y me afectó de una manera especial. No hay una fórmula. Howard –lo menciona así, como poniendo una distancia entre él y su personaje- pensaba que igual podría racionalizar las cosas e idear una manera de salir adelante. Pero va a descubrir que primero debe vivir ese dolor, y sufrirlo. Allí, en ese momento, conocerá la belleza oculta a la que hace referencia el título de la película.-Tu personaje tiene que lidiar con el Amor, el Tiempo y la Muerte. ¿Cuál es tu opinión sobre eso en tu propia vida?-¡Nada me tortura más que el amor! ¡No hay nada en la vida que experimente más dolor que amor! Incluso en el trato con el fallecimiento de mi padre, cuando vuelve a mí, y cómo reacciono a eso, es “Jada -su esposa-, ¿es que no me amás lo suficiente?”. Todo se trata de “Escuchá, si vamos a morir, necesitamos pasar más tiempo juntos”. El anhelo de amor para mí va mucho más allá de la pérdida de la muerte, y mucho más allá del castigo del tiempo.-¿Entonces te referís al Amor como un acontecimiento que altera la vida?-He tenido enormes momentos de cambio de vida, casi todos centrados en el amor. Soy un romántico serio y desesperado, un romántico empedernido. Creo que la mayor experiencia de amor que he tenido fue cuando nació mi hija. Cuando Willow nació, la dejé junto a Jada, y me quedé solamente mirándolas a las dos. Estar junto a las dos me hizo sentir más lleno de lo que nunca había estado antes. Esa fue la cantidad máxima de amor que he experimentado en mi vida, la más segura y más pura y más feliz que he tenido. Y creo que inconscientemente lo persigo todos los días de mi vida.

Will Smith: "Soy un romántico empedernido"
Otro drama para el actor de En busca de la felicidad. FOTO: WARNER BROS.

-¿Estás de acuerdo en que tus películas más recientes sugieren un paso de “chico malo” a personajes más serios?

-Creo que sólo estoy teniendo más experiencias de vida que me están permitiendo ser capaz de conectarme a diferentes, más complejas y profundas emociones humanas. Y como artista tengo que aceptar que yo soy mi herramienta de trabajo. Así que mi experiencia de vida es mi bien, mi don… Te doy un ejemplo. Mi hija acaba de cumplir 16 años y el otro día veía cómo salía de casa y se metía en su propio coche. Eso significa que ya puedo interpretar a un padre que entiende lo que eso significa. He estado en el centro de atención durante 30 años. He publicado mi primer disco en 1986. Así que he estado haciendo esto desde que era un niño. Las cosas que hacía tenían una exuberancia hermosa y juvenil, y trato de mantener algo de eso, pero las cosas en las que pienso, quién soy y cómo vivo diariamente son ya un poco más complejas que El Príncipe de Bel-Air (la serie que lo catapultó a la fama). Estoy tratando de no aferrarme a lo ya hecho, sino de ir valientemente hacia lo desconocido y potencialmente no aceptado. Quiero ser capaz de avanzar con valentía y encontrar esas cosas nuevas.»Cuando leí el guión, me evocó ese sabor navideño que recuerdo que cuando era niño veía en filmes como ‘Qué bello es vivir’, que están al borde de la fantasía y a la vez abordan temas poderosamente humanos.»De hecho, cuando Smith quiere dejar de bromear en la pantalla y se pone serio, lo suyo suelen ser dramones, tipo En busca de la felicidad o La verdad oculta. A lo mejor no generan mucho dinero, pero sí nominaciones y premios. En términos generales, sus películas han recaudado globalmente unos, centavos más, centavos menos, 7.000 millones de dólares. Ha sido considerado en el pasado el hombre más redituable (en proporción salario vs. lo que cosechan sus películas) y nominado a dos Oscar, cinco veces al Globo de Oro, pero también ganó 4 Razzies, Golden Raspberry o antiOscar, y tiene en alguna de su(s) casa(s) cuatro Grammys como rapero.-Aún hoy seguís muy unido al mundo de la música, ¿verdad?-Sí, siempre estoy grabando música. Es algo que me apasiona y que nunca puedo dejar de lado.

Will Smith: "Soy un romántico empedernido"
Día de la Independencia. Su gran éxito, de 1996.

Un actor entre los más taquilleros

Sólo en los Estados Unidos las 25 películas en las que participó como actor recaudaron US$ 3.200 millones. Y en el año que pasó tuvo un exitazo como Escuadrón Suicida (US$ 325 millones, el mayor de su carrera, siempre hablando en los Estados Unidos), que balanceó los US$ 27 millones de Belleza inesperada.Pero internacionalmente suma más y más fans, y millones de dólares. Aquí su ranking, con el puesto que ocupa en el ranking mundial entre paréntesis, que encabeza Avatar, con US$ 2.788 millones:Día de la Independencia US$ 817millones (57°)Escuadrón Suicida US$ 745 millones (77°)Hancock US$ 624,4 millones (109°)Hombres de negro III US$ 624 millones (110°)Hombres de negro US$ 589 millones (122°)Una carrera entre la música, la TV y el cineWillard Carroll Smith, Jr. nació el 25 de septiembre de 1968, en Filadelfia, donde se crió. Unico varón, tiene una hermana mayor y dos gemelas menores, y sus padres se separaron cuando Will tenía 13 años. Es actor, productor, compositor y cantante de rap, y el único actor que tiene ocho películas consecutivas de más de U$S 100 millones de recaudación en los Estados Unidos, y once películas consecutivas de más de US$ 150 millones fuera de su país de origen.Del mundo del rap saltó a la TV, con la serie El Príncipe de Bel-Air, que estuvo siete temporadas en el aire por la cadena NBC, de 1990 a 1996, el año en el que estrena Día de la Independencia.En una carrera que conoce más éxitos (las tres Hombres de negro, Soy leyenda, Yo, Robot, Ali) que fracasos estrepitosos (Wild Wild West, Después de la Tierra, con su hijo Jaden), en 2014 vino a la Argentina a rodar parte de Focus, Maestros de la estafa con Margot Robbie, compañera luego en Escuadrón Suicida).Está casado en segundas nupcias con la actriz Jada Pikett Smith desde el 31 de diciembre de 1997 (su primera esposa fue Sheree Fletcher, con quien tuvo a Willard Smith III, hoy de 24 años). Irónicamente, Jada hizo una prueba para el papel de la novia de su futuro esposo, Lisa (que se quedó Nia Long), en El Príncipe de Bel-Air (1990), pero le dijeron que era demasiado bajita. Mide 1,52 m, 36 centímetros menos que Will.Fuente: Clarín