8 secretos que debes guardar por amor a tu pareja

%image_alt%

Se tiene la fuerte creencia de que cuando se elige a alguien como su pareja estable, no deben haber límites entre lo que se comparte, esto incluye tiempo, actividades, amistades y secretos. Respecto a los últimos (los secretos) es mejor tener mucho cuidado, ya que contarle algo a tu pareja puede ser contraproducente para la paz y armonía de tu relación. 

 

Seamos claros, no es que la honestidad pierda vigencia en la relación, una cosa es ser honesto y otra muy diferente ser imprudente e ir contando todo sin filtro alguno. Hay cosas de las que se puede hablar y otras que por pura precaución lo mejor que se puede hacer es omitirlas, eso no es mentir es ser prudente.

Por lo antes expresado y si necesitas un poco de luz acerca de lo que no deberías contarle a tu pareja, acá tienes una ayudita.

1.- Admitir que le vigilas 

pareja

Ok, desconfías de tu pareja y quizás tengas motivos o tal vez no sea algo que tenga que ver con la desconfianza, si no con la mera curiosidad. Tanto hombres como mujeres sienten curiosidad por saber con quién habla o se escribe su pareja por teléfono o por correo, y nada de malo tiene sentir deseos de saberlo.

El problema surge cuando has curioseado su teléfono o correo electrónico y admitirlo es terrible, pues no solo quedarás como un metiche si no como un inseguro y no porque tenga algo que ocultar, solo que tiene derecho como tú a tener privacidad; es tu pareja no tu propiedad confía en ella y más si no te ha dado motivos.

2.- Mensajes de tus ex

No es común mantener una relación amistosa con una ex pareja, pero cuando sucede y ésta es sana y las cosas quedaron claras, no tendría por qué haber problemas. Pese a eso, no todas las parejas opinan igual. Por eso, si no deseas que los celos hagan mella en tu relación, lo mejor es que te guardes esos mensajes para ti por muy sanos que sean.

3.- Tu historia con la infidelidad

pareja

Nadie es un santo y en el camino muchos se equivocan. Que hayas sido infiel en antaño no quiere decir que lo seas o pretendas serlo en tu relación actual, por eso piénsalo muy bien antes de admitirlo a tu pareja, pues esa clase de información puede resultar muy dañina para la relación porque no se sabrá cómo actuar.

4.- Fantasear con otra persona


pareja

¿Existe necesidad de reconocer ante tu pareja lo mucho que te atrae Sofía Vergara o todo lo que te encanta Tom Ellis? No hay persona en el mundo que no tenga un amor platónico o fantasee con un imposible, eso no es malo, ya que fantasía es eso: fantasía.

El problema surge cuando tu fantasía tiene que ver con alguien que ambos conocen y eso es mejor callarlo tanto por respeto a tu pareja como por el bien de la relación.

5.- Tu desagrado por alguien de su familia

Bendita sea la esposa o el esposo que tengan una excelente relación con la familia de su pareja. Pero cuando no es así, lo mejor es ir con pies de plomo ya que nadie quiere que su pareja le hable mal de su mamá o su papá, o uno de sus hermanos y demás.

Si no tienes una razón real de la cual quejarte, mejor no digas nada, sé sensato y prudente y lleva la “fiesta en paz”.

 

6.- Tu desagrado por X rasgo físico

pareja

¿No te gustan sus piernas o sus cejas? Pues nadie es perfecto, así que mejor es guardar silencio y aún más cuando es un rasgo que no se puede cambiar, es probable que a tu pareja no le guste tanto algo de ti pero seguro sabrá ser prudente para no lastimarte.

7.- Confesar cosas que tu ex hacia pero que tu pareja actual no

Resulta muy tentador hacer ese tipo de comparaciones cuando se está en plena discusión o muy enfadado. La situación es simple, por algo YA NO ESTAS CON TU EX y SÍ CON TU ACTUAL PAREJA. Comparar nunca ha sido una buena táctica para ganar una discusión y empeora todo.

8.- “Tal cosa” ya no te gusta como antes

pareja

Hablando de la intimidad, no es buena idea admitir que están algo estancados en la monotonía. Depende de ambos renovar los encuentros íntimos, prueben cosas nuevas e intenten que los complazca a ambos.

Estos 8 “sencillos” secretos de admitirse pueden poner en dificultades al más valiente de los mortales. Piénsalo 2 veces antes de reconocerlos y procura ser prudente y no herir a tu cónyuge sin necesidad.

Fuente: whatthegirl.com

Categorías Vida