Cusi habla de irse del país frustrado por juicio

El magistrado suspendido del Tribunal Constitucional padece una enfermedad y afronta un prolongado proceso.



Jesús Reynaldo Alanoca Paco

«No hay vida para mí en Bolivia», dijo el magistrado suspendido Gualberto Cusi, a la conclusión de la conclusión de la declaración de testigos, en el proceso de juicio de responsabilidades que se le sigue en la Asamblea Legislativa.

El proceso data de 2014 y fue reiniciado la pasada gestión. Ahora encara la etapa de presentación de pruebas documentales y presuntamente en los próximos días se dictará una sentencia.

«Buscaré otro lugar donde realizarme como ser humano, como persona, porque aquí no«, agrega el profesional en derecho que no encuentra trabajo en el país. 

Cusi es acusado por la presunta comisión de los delitos de prevaricato, resoluciones contrarias a la Constitución y a las leyes e incumplimiento de deberes, tras la suspensión de la aplicación de la Ley del Notariado. 

En 2014 inició la causa, pero en el caso de Cusi, por problemas de salud, se suspendió hasta finales de la gestión pasada. Zoraida Chánez y Ligia Velásquez, también exmagistradas, fueron juzgadas, pero la segunda renunció para dejar sin efecto el proceso.

Anticipando el peor escenario, el magistrado suspendido sostuvo: «quiero trabajar en la universidad y nadie me quiere recibir y este proceso me ata, sigue el proceso y si no se ha excluido no puedo ni siquiera trabajar«.

Fuente: eldeber.com.bo