Los hinchas de Boca le suplicaron a Benedetto que no se vaya

«Oh le le, oh la la, el Pipa es de Boca y de Boca no se va», le cantaron. Y él responde con goles.

Benedetto fue ovacionado antes y durante el partido. (Marcelo Carroll)

No se formó en el club. No había estado a préstamo. Ni siquiera había jugado un amistoso. Pero lo suyo fue amor a primera vista. Bastó que contara que siempre fue fanático de Boca para que los hinchas lo miraran distinto, para que lo valoraran. Pero a él eso no le alcanzaba…

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

Sabía lo que sentía el pibe que iba a la popular porque él ya había estado ahí. Entonces, se prometió dar todo por la camiseta que más amaba. Y hoy la apuesta le salió redondísima: Darío Benedetto no sólo es campeón con Boca, sino el jugador más ovacionado y querido por la gente del Xeneize.

«Olé, olé, olé, olééé, Pipa, Pipaaa». El partido todavía no había arrancado cuando desde las tribunas se escuchó el primer mimo para el delantero. Y fue sólo el comienzo. Insaciable, ya con la pelota en movimiento, Benedetto aprovechó una mala salida del fondo de Unión para meterla y que Boca pasara a ganar el partido. Y no bien arrancaba el segundo tiempo, repitió al ponerle un moño a una contra letal.

Cargando video…

Fueron sus goles número 20 y 21 en el torneo, los que lo consolidaron más que nunca como el goleador del campeonato. Y los que generaron que, ahí nomás, los hinchas volvieran a acordarse de él. «Oh le le, oh la la, el Pipa es de Boca y de Boca no se va», bajó la súplica para él, la orden para los dirigentes.

Y tampoco fue casual. Si bien Guillermo Barros Schelotto blanqueó que Benedetto es una pieza clave en Boca y que lo quiere en el club, el futuro del delantero todavía es una incógnita. De hecho, fue el propio punta quien nunca terminó de afirmar que piensa quedarse en La Boca.

Interesados en llevárselo, lógico, no faltan. Aunque la única oferta formal que llegó a las oficinas de Daniel Angelici hasta el momento fue de la MLS, la liga de los Estados Unidos, un destino que desde lo deportivo no resulta tan tentador. Habrá que ver qué dice Benedetto si un gran de Europa se decide a venir a buscarlo.

Los hinchas de Boca, por el momento, sólo quieren que se quede. Y no tienen vergüenza en demostrárselo.

Fuente: clarin.com