10 secretos para ahorrar electricidad

En el día a día quizás no le prestamos tanta atención a las cosas cotidianas de la casa, como el consumo de electricidad. Salir de una habitación sin apagar la luz, no desenchufar algunos artefactos cuando no los usamos por mucho tiempo, todos hábitos que suceden sin que nos demos cuenta y que, al final, terminan siendo perjudiciales para nuestro bolsillo, pero sobre todo para el medioambiente.

Pero no hay nada que no se pueda remediar, y de hecho, Bolivia está siendo cada vez más promotor de las buenas acciones respecto al medioambiente. Hoy te damos algunos consejos que harán que con solo una pequeña modificación en los hábitos más simples, puedas contribuir a que el gasto energético de todo el mundo sea un poco menor.

10 consejos para hacer un buen uso de tu electricidad

1) Elegir las lámparas adecuadas

A la hora de iluminar cualquier espacio, siempre lo mejor es optar por la luz natural, aprovechar al máximo la apertura de ventanas, cortinas e incluso puertas. Pero a la noche (o en ambientes que no tienen buenas aberturas) lo ideal es que nuestras lámparas sean de bajo consumo. Estas lámparas, comparadas con las lámparas incandescentes normales, tienen una vida útil mayor y consumen mucho menos energía eléctrica para producir la misma iluminación. Por ejemplo, una lámpara de bajo consumo de 22 W equivale a una bombilla incandescente que consume 100 W.

2) Atención a la temperatura del aire acondicionado

Se acerca el calor más intenso pero no por eso debemos darnos el lujo con nuestro aire acondicionado. La lógica de este aparato es que cada grado que bajamos implica un 7% de su consumo energético, por eso la temperatura más recomendada es alrededor de los 21º.

3) Instalar paneles solares

Esta opción es una verdadera buena inversión. Los paneles solares ayudan al ahorro de energía, y lo mejor de todo, es que es una energía limpia, natural. Los calentadores de agua que podemos utilizar junto a los paneles solares hacen la combinación más útil y eficiente de nuestro hogar, y disminuyen el consumo energético entre un 50 y un 75%.

4) Desenchufar aparatos que no estés usando

Es claro que no vamos a desconectar el refrigerador cada vez que salgamos de casa, pero elementos no tan imprescindibles como el cargador del celular o el del ordenador sí pueden ser desenchufados, ya que continúan consumiendo energía aún si no los estás usando.

5) Electrodomésticos apagados cuando nos vamos por tiempo prolongado

De la mano del tip anterior, los electrodomésticos sí deberían desenchufarse cuando nos vamos de vacaciones o incluso si no estamos en casa por más de solo un día. Los electrodomésticos tienen que estar encendidos solamente cuando se los usa muy frecuentemente, de lo contrario, encarece el consumo entre un 5 y un 16%.

6) Descongelar el freezer periódicamente

Quizás no lo sabías, pero solo 4 milímetros de espesor de la escarcha que se crea en el freezer genera un aislamiento que puede llevarse consigo un 20% de consumo eléctrico suplementario.

7) Ubicar el radiador estratégicamente

Para quienes usan radiador, el lugar perfecto para colocarlo es debajo de las ventanas porque el aire que se filtra ayuda a distribuir el calor. Eso sí, recuerda no taparlo nunca con las cortinas.

8) Alfombras y moquetas

Increíblemente, usar alfombras y moquetas puede ayudarnos a ahorrar un 20% de energía porque ayudan a aislar térmicamente la casa. Esto hace que necesitemos menos calefacción para aclimatar los ambientes.

9) Evitar el agua caliente

El calentamiento de agua es el mayor consumo de electricidad de un hogar. Utilizar agua caliente para lavar platos (tanto a mano como en el lavavajillas), para bañarnos por tiempo prolongado o para lavar la ropa, incrementa muchísimo el consumo de energía.

10) Promover la sombra

Puede parecer un poco extraño implementarlo en lugares hogareños, pero la realidad es que a la sombra siempre está más fresco. En los días calurosos, puedes cerrar cortinas para que no entre demasiado el sol o incluso plantar árboles o plantas grandes en tu jardín para proteger tu casa del sol. Así, además de que tu jardín embellece y aportas desde un lado ecológico plantando ese árbol, tu hogar tiene la garantía de estar más fresco y los aires acondicionados y ventiladores no se usan tanto.

 

Si sigues estos tips seguro cuidarás mucho mejor el uso de tu electricidad y a su vez protegerás el planeta al reclamarle menos recursos. Y lo mejor es que tener una conciencia ecológica también hace que tu economía del hogar mejore.