Hope Solo, de ser engendrada en la cárcel a denunciar a Blatter por abuso

Image result for hope solo«Me engendraron en una cárcel. Soy la hija de una alcohólica y un delincuente».

Hope Solo siempre supo que cada atajada suya era una victoria ante una vida cargada de injusticias. Que su infancia fue la que la convirtió en una tenaz guardameta, que se aferraba a cada pelota como se aferraba a sus sueños. La arquera estrella de la selección de los Estados Unidos sabe que detrás de cada parada hay esfuerzo y, también, una triste historia.Ella misma contó cómo su madre, Judy, una mujer con un historial complicado en el alcoholismo, la engendró en una visita conyugal a la cárcel Walla Walla Everett, en Washington. Jeffrey, su padre, estaba detenido por un robo y, años más tarde, sería acusado por un asesinato.

«Fue un estafador y un mujeriego», relató Hope en su biografía. Sin embargo, reconoce que fue su padre quien, ya en libertad, le inculcó el amor por el fútbol. Claro, sus periodos fuera de las rejas duraban poco, ya que llegó a ir preso por secuestrar a su hija con la excusa de irse de vacaciones. El hombre la apartó de su madre durante varios días y fue detenido cuando la policía los encontró durmiendo en un banco de Seattle.»Mientras manejábamos de regreso a Richland, me enfurecí. Estaba enojada con mi madre por llevarme a casa. Enojada con mi padre por habernos mentido. Enfadada conmigo misma por haber hecho algo mal. Estaba enfurecida con el mundo», relató. Jeffrey falleció en el 2007, a causa de un infarto, y Hope asegura que, a pesar de todo, sigue queriéndolo. «De alguna manera ayudó a formar la persona que soy», escribió.Cuesta abajoHope Solo se convirtió rápidamente en la mejor arquera de los Estados Unidos. Atajó en ocho de equipos de su país, además de haber pasado por Suecia (Göteborg) y Francia (Olympique de Lyon). Sus corolarios son las dos medallas de oro olímpicas con su selección en Beijing 2008 y Londres 2012. Esos dos logros la convirtieron en una celebridad en su nación, donde tiene cientos de fanáticos y hasta llegó a posar desnuda en la tapa de una revista.Su truculenta niñez, al mismo tiempo, moldeó un carácter fuerte y supuestamente agresivo. Hope se ha enfrentado en varias ocasiones a sus entrenadores y compañeras. En junio de 2014, fue detenida por un caso de presunta violencia doméstica. La jugadora golpeó supuestamente a su hermana y a su sobrino de 17 años en una fiesta familiar. La policía explicó que la dos veces ganadora del oro olímpico, que podría encontrarse ebria, habría iniciado la pelea y que las víctimas tenían heridas visibles cuando llegaron los agentes. Luego, desestimarían los cargos.Hope, además, se casó con Jerramy Stevens (ex jugador de fútbol americano) en 2012, aunque su boda quedó en medio de un tumuldo. El día anterior a la ceremonia, Stevens fue arrestado por ejercer violencia física sobre su futura esposa.La denuncia»Sepp Blatter me tocó la cola», anunció Hope sobre el ex presidente de la FIFA en una entrevista con el diario portugués Expresso y destapó un verdadero escándalo. «Fue en la entrega del Balón de Oro hace unos años, antes de subir al escenario, cuando entregué el premio a la Mejor Futbolista del Mundo a Abby Wambach», señaló sobre la gala del 2012 que se llevó a cabo en los primeros días del 2013. «Es algo que se ha normalizado», se lamentó con respecto al acoso.«En el caso de Blatter estaba nerviosa antes de la presentación. Estaba presentando el Balón de Oro. Después de eso no volví a verlo. No tuve la oportunidad de confrontarlo y decirle: ‘¡No vuelva a tocarme!'», relató.Consultada sobre la determinación de las mujeres de contar los casos de acoso que sufrieron, la deportista advirtió: «Me gusta que más mujeres, sobre todo en el fútbol, hablen de sus experiencias porque algunas de esas personas todavía trabajan en el fútbol».Su historia se conoció por una pregunta relacionada a los hombres poderosos que utilizan esa condición sobre las mujeres. Ella aclaró: «Eso no sucede sólo con los poderosos. Puede ocurrir con cualquier persona, puede pasar entre las mujeres, en cualquier lugar. Estamos enfocados en los poderosos hombres blancos, porque probablemente es más normal con ellos, pero puede suceder en cualquier lado».Finalmente, manifestó: «Me gusta que más atletas compartan su experiencia. Es algo descontrolado, y no sólo en Hollywood, lo es en todas partes. Durante años vi jugadoras que se enamoraron y acabaron casándose con sus entrenadores de la universidad, algo que obviamente un entrenador no debe hacer, sobre todo con futbolistas tan jóvenes».Cuesta arriba y cuesta abajo, Hope Solo supo salir adelante y, sobre todo, plantó una piedra fundamental a la hora de desenmascarar el acoso en el deporte. Parece que, por fin, su voz comienza a ser escuchada. Parece que, entonces, su alma conflictuada puede tener paz.

 Fuente: Pasión Fútbol