Puigdemont y los exconsellers huidos evitan la imagen de su arresto y se entregan a la Policía belga

El expresidente Carles Puigdemont y los cuatro exconsejeros huidos en Bélgica se han entregado voluntariamente a las 9.17 de esta mañana en una comisaría de Bruselas, donde se les notificó la orden europea de arresto que pesa contra ellos por rebelión, sedición, malversación de fondos, desobediencia a la autoridad y prevaricación.

Puigdemont y los exconsellers huidos se entregan voluntariamente en una comisaría de Bruselas

La Fiscalía de Bruselas ha informado de que se han personado a las 9.17 de esta mañana en dependencias policiales

Bruselas / elpais.com

Carles Puigdemont y los cuatro exconsellers que viajaron con él a Bélgica. EFE Atlas-Quality | ATLAS

Con su entrega voluntaria, los miembros del Govern han evitado la imagen de su arresto por parte de la policía. Ahora se inicia un proceso que puede demorarse en torno a tres meses. El juez tendrá un máximo de 24 horas —hasta las 9.17 del lunes— para decidir entre dos opciones: mantener a Puigdemont y sus compañeros del Govern en prisión provisional mientras la justicia belga decide sobre la euroorden, o dejarlos en libertad bajo ciertas condiciones.

Después será el turno de la Cámara del Consejo, la primera instancia judicial. Tendrá 15 días para pronunciarse sobre su entrega a la justicia española, pero su decisión podrá ser recurrida sucesivamente ante la Corte de Apelación y la de Casación, lo cual permitiría a Puigdemont seguir en Bélgica hasta enero o febrero y hacer desde allí la campaña de unas elecciones para las que se ha propuesto como candidato y ha pedido una lista unitaria independentista.

Los abogados de Puigdemont y de los exmiembros de su gabinete que siguen en Bruselas, Antoni Comín (Salud), Clara Ponsatí (Enseñanza), Lluís Puig (Cultura) y Meritxell Serret (Agricultura) habían mantenido contacto con las autoridades judiciales belgas para concretar cómo se realizaría la entrega. Gonzalo Boye, letrado de Comín y Serrell, ha destacado su actitud de colaboración. “Nos personamos voluntariamente en la Audiencia Nacional y, ahora, ante autoridades belgas. No hay miedo a la justicia sino a la injusticia”.

Si los acusados aceptaran ser juzgados en España, el proceso se aceleraría y serían entregados a las autoridades españolas en breve. Pero esa opción es del todo improbable. Como remarcó la última vez que se ha dejado ver, durante la entrevista a la televisión pública belga, el expresidente no cree en la imparcialidad de la justicia española. “Está politizada. No hay garantías de un juicio justo e independiente”, aseguró. En el estudio de la televisión francófona, Puigdemont dijo querer ser juzgado por “la justicia verdadera”, una categoría en la que no incluye a la española.

El expresidente había reiterado en los últimos días su disposición a cooperar y no había mostrado intención alguna de resistirse. “Estamos dispuestos a colaborar plenamente con la justicia belga con respecto a la orden de arresto europea emitida por España”, afirmó ayer sábado en un mensaje publicado en neerlandés en su cuenta de Twitter, señal inequívoca de que pensaba acudir voluntariamente a que le tomen declaración.

El experto en extradiciones Paul Bekaert, antiguo defensor de presos etarras, ha mostrado la misma desconfianza hacia la justicia española que su cliente. Planea utilizar como argumentos para paralizar su entrega el riesgo de que en España no se respeten los derechos fundamentales y la imposibilidad de un juicio justo. El titular de Justicia belga ha querido alejar cualquier sospecha de interferencia del Gobierno de su país en el proceso. “El poder ejecutivo no juega ningún papel en el procedimiento. Todo se desarrolla mediante contactos directos entre autoridades judiciales”, afirmó en un comunicado la noche del viernes.

La diplomacia española en Bélgica asegura que hasta ahora no ha habido ningún problema con las autoridades belgas, y espera una colaboración total en el plano judicial y policial. En el pasado, Bélgica y España mantuvieron importantes desencuentros en torno a la concesión de asilo a etarras detenidos. Un roce que desde Madrid esperan no ver repetido con el caso Puigdemont.

Mientras tanto, las entidades soberanistas organizan este domingo una jornada de movilización para difundir carteles en contra del encarcelamiento de varios exconsellers, en una jornada en la que los partidos catalanes perfilan sus estrategias para las elecciones del 21 de diciembre ante la propuesta de candidatura de concentración que ha hecho el expresidente.

Carles Puigdemont evita la imagen de su arresto y se entrega a la Policía belga

La Fiscalía de Bruselas confirma la entrega voluntaria de Puigdemont y los exconsellers en una comisaría del país Vídeo: ATLAS

elmundo.es

El presidente cesado de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, y los cuatro ex consellers que le acompañan en Bruselas, Antoni Comín (Salud), Clara Ponsatí (Enseñanza), Lluís Puig (Cultura) y Meritxell Serret (Agricultura), han sido puestos a disposición judicial este mediodía.

Esta mañana los cinco se presentaron en la Comisaría de Policía de la Rue Royale 202, donde está la dirección general de la Policía Federal. “Fueron puestos en custodia a las 9.17 horas, y en la presencia de sus abogados se les notificó oficialmente la Orden Europea de Arresto. Siguiendo los procedimientos belgas un juez de instrucción se hará cargo del procedimiento. Tiene 24 horas para decidir si mantenerlos en custodia, por lo que la decisión se deberá tomar antes de las 9.17 horas del lunes”, ha explicado a los medios Gilles Dejemeppe, portavoz de la Fiscalía de Bruselas (diferente a la Federal).

El portavoz ha confirmado que la entrega “estaba pactada y han cumplido” lo prometido. Igualmente, ha indicado que todavía no hay un juez designado, pero que en cuanto lo haya habrá una vista. “No será pública, estarán el magistrado, un intérprete, el abogado y el afectado. Llevará tiempo porque serán procesos individuales”. Y que lo normal es que entre las 20.00 y las 22.00 de hoy domingo haya un comunicado oficial de la propia Fiscalía, en la que seguramente se informe de la decisión adoptada. Hasta entonces los cinco detenidos permanecerán en el edificio bajo custodia policial.

Sobre las 13.30 horas, Paul Bekaert, el letrado contratado el lunes, entró a pie en la sede de la Fiscalía de Bruselas, en el número 4 de la Rue de Quatre Bras, frente al Palais de Justice de la capital, donde los periodistas llevan montando guardia desde la mañana del sábado. Y unos minutos después, en varios coches, el resto de la comitiva llegó al mismo edificio.

Esta mañana Dejemeppe había anunciado que los arrestos se producirían “lo antes posible” para que un magistrado pudiera ser designado. Desde mediados de semana se había especulado con la posibilidad de que el abogado belga que asesora a los reclamados por la Justicia española hubieran pactado una entrega en cuanto la orden fuese tramitada, precisamente para evitar el hecho de ser detenidos.

A partir de ahora, Puigdemont y sus colaboradores deben comparecer antes de 24 horas ante el juez de instrucción, que a su vez deberá dirimir en otro plazo de 24 horas si los libera con ciertas condiciones (privación de viaje, una fianza u otras cautelares) o los deja en libertad mientras la corte (conocida como Chambre du Conseil) se pronuncia sobre la petición de entrega de la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela en los próximos 15 días. La buena comunicación entre la justicia y el abogado que defiende a Puigdemont y los ex consellers puede ser un elemento clave en la decisión del juez de instrucción.

Si la decisión fuera la de que permanezcan en prisión, expertos penalistas explican a este diario que las tres cárceles más probables serían las de Saint-Gilles (un enorme edificio en el medio del barrio), Forest o Haren.

Puigdemont ha elegido el neerlandés como idioma y tendrá un juez flamenco. Su último mensaje en Twitter, publicado ayer sábado, estaba escrito precisamente en esta lengua y en él afirmaba estar “preparado para cooperar con la Justicia belga tras la emisión de la orden por parte de España”.

Categorías Política