Algunos de los medios rusos pro Putin, que han jugado un papel importante en las pasadas elecciones de Estados Unidos, no están demasiado contentos con la decisión de Google de penalizar su aparición en los resultados de búsqueda del motor más importante de Internet. Tanto es así, que amenazan con emprender acciones en contra de la compañía.

Conforme pasan los meses, la situación de influencia de los medios rusos con las elecciones estatales estadounidenses se va clarificando, ante lo que determinadas empresas van tomando las medidas oportunas. La última en hacerlo, Google, es la que más trastorno puede ocasionar a dichos medios, principalmente porque supondría una pérdida importante de relevancia en términos de tráfico.

Alexander Zharov, responsable del Servicio Federal de Supervisión de las Telecomunicaciones, Tecnologías de la Información y Medios de Comunicación ruso (Roskomnadzor), pidiendo más datos acerca de las medidas que Google tomará contra los medios Sputnik y RT. “Esperamos que nuestra opinión sea escuchada y tengamos que tomar medidas más serias”. Desde diferentes organizaciones del país se tacha la decisión de Google de censura y coartación de la libertad de expresión.

Russia Today y Sputnik sufrirán penalizaciones en los resultados de búsqueda de Google. Ambos han sido acusados de publicar noticias falsas.

La consecuencia directa más probable que esto podría tener para Google sería la supresión del programa de anuncios AdSense de estos medios, lo cual supondría la pérdida de los ingresos que estos medios comparten con la plataforma. No obstante, esto supone también un problema de cara a los propios ingresos de los medios, algo significativamente más relevante para ellos que para la empresa de Mountain View.

Los lazos en torno a la propaganda rusa en favor de Trump se van estrechando, dibujando un mapa cada vez más claro de las líneas de actuación que se han estado utilizando durante todo este tiempo. Desde inversiones en grandes compañías hasta el uso de bots en redes sociales como elemento divulgador de mentiras y gestores de la rueda de noticias falsas que se extendió también a la pasada votación del Brexit, cuya decisión final también atendió a los intereses del Kremlin.

Fuente: https://hipertextual.com