¿Un niño de 7 años es demasiado pequeño para ir al funeral de un ser querido?

Por Meghan Leahy (Especial para The Washington Post)

(AFP)

(AFP)

Pregunta: Mi vecina de al lado falleció recientemente. Ella era muy amable y tuvo una relación muy especial con mi hija de 7 años. Me pregunto si mi hija debería ir al funeral. Va a ser a ataúd abierto y no quiero asustarla. Pero también sé que si mi amigo muriera, me gustaría ir al entierro. Mi hija nunca ha perdido a alguien cercano a ella, así que este es un territorio nuevo para mí. Mis padres me llevaron a cada funeral cuando era pequeña, pero odiaba ver los cuerpos. El único que recuerdo claro es el de mi abuela, que fue lo que realmente me molestó cuando era niña. No quiero hacerle eso a mi hija. ¿Qué piensas?

Respuesta: Aunque la muerte es el único fin que es seguro para todos nosotros, realmente luchamos con ello. Y por una buena razón. La gran incógnita asusta y expone a los niños a la muerte. Más aterrador todavía: tus preocupaciones también están arraigadas a tus propias experiencias infantiles, y sé que puede ser difícil combatir el terrible recuerdo de ver a tu abuela en un ataúd. Sobre todo, para todos los padres que lean esto, quiero que sepan que esta es una decisión muy individual basada en sus antecedentes, sus creencias religiosas, su sistema de fe y la forma en que desean criar a sus hijos.

Pero como me escribiste, espero que mi respuesta te genere coraje para ayudar a tu hija a enfrentar la muerte y los funerales y, en última instancia, celebrar la vida de tu prójimo.

Lo admito: me encanta un buen funeral. Me encantan los buenos funerales como el de una buena boda, una buena ceremonia de nombramiento, un buen bautizo, lo que sea. Hay algo necesario y profundamente calmante sobre marcar las transiciones. Los humanos, mientras nos hayamos caminando por la Tierra, marcamos transiciones. Ya sea natural, sobrenatural, religioso o espiritual, los humanos obtienen consuelo, alegría y un sentimiento de finalidad al realizar y atestiguar ceremonias. Tal vez fue mi educación católica, llena de largas y ahumadas Misas que celebran a los vivos y a los muertos, lo que me permite ver la profunda y humana necesidad de los funerales. Entonces ahí está mi tendencia. Eso y el hecho de que mi madre nunca se ha perdido un funeral. “Nunca te arrepentirás de ir a un funeral“, dice ella.

Más allá de mi amor por la ceremonia, la ciencia y el sentido común nos ha demostrado lo bueno que puede ser un funeral. En la mayoría de las culturas, nadie se suele librar del funeral. Ver cadáveres es una parte habitual de la vida de muchas personas. ¿Es trágico, triste y atemorizante? Sí. Pero hay algo poderoso y bueno al respecto, incluso para un niño.

(iStock)

(iStock)

¿Qué quiero decir?

Tu hija de 7 años tiene la edad suficiente para pensar de forma racional, pero lo suficientemente joven como para seguir teniendo una imaginación activa y colorida. Ella es lo suficientemente mayor como para tener paciencia y lo suficientemente joven como para tener pura alegría y también dolor. Con esta madurez floreciente, puede aferrarse al concepto de impermanencia y la idea de que su vecina ha abandonado su cuerpo.

Pero nuestro cerebro tiene problemas para comprender lo que no ve. Esta es la razón por la que perder a un ser querido o nunca recuperar un cuerpo parece agravarse de una manera tan profunda. Claro, sabes que tu ser querido está muerto, pero tu corazón sigue susurrando: “¿Lo está?”.

El ciclo de duelo también lleva más tiempo. Es por eso que hacemos grandes esfuerzos para recuperar los restos de los muertos para las familias. Importa a nuestras mentes y a nuestros corazones. Es una forma de honrar a nuestros seres queridos, pero también le dice al cerebro: “Esta persona se ha ido”.

El dolor de ver a un ser querido muerto es agudo, pero nuestro miedo a ese dolor extiende nuestro sufrimiento. Ver ese cuerpo es un mensaje directo al cerebro: “¡Aquí! ¡Mira! Se acabó“-.

Todo esto es demasiado pesado para un niño de 7 años, ¿verdad? No lo creo.

Creo que los niños están mejor equipados que la mayoría para manejar la muerte. Como madre, tu estás allí para ayudarla a enfrentar esta dificultad y crear un recuerdo de tristeza y celebración. Es un gran honor, de hecho, controlar la pena de tu hija: para mostrarle que lloramos cuando extrañamos a nuestro amigo y reímos cuando volvemos a contar una historia de buenos tiempos. Las lágrimas y la alegría honran a tu prójimo. Y luego, tú y tu hija tendréis un recuerdo compartido de un funeral y eso está bien.

Pero.

Hay padres que estarán leyendo esto que saben que sus hijos no pueden ir a un funeral. Su intuición paterna les dice que la sensibilidad de sus hijos, los traumas pasados y las ansiedades son demasiado y que el funeral solo servirá como detonante. Si este es el caso, no hay ninguna razón para obligar a tu hija a asistir al funeral.

En cambio, puedes ir al funeral, traer de vuelta el programa y compartirlo con ella. Cuéntale lo hermoso que fue y quién estaba allí. Juntas podrán pensar en las formas de honrar y recordar a tu vecino. Plantar un árbol o poner flores en su honor, escribir una carta que describa sus recuerdos favoritos (suena tonto pero es muy útil), hacer una foto para su familia y enviarla por correo: las opciones son infinitas.

Hagas lo que hagas, toma la iniciativa de tu hija. Habla sobre la vecina cuando ella quiera, pero no la fuerces. Como que los niños son naturalmente buenos para vivir el momento, generalmente puedes confiar en su tristeza y alegría.

Tú eres la madre. Haces lo mejor para tu familia. Solo ten en cuenta que una relación sana con la muerte es un regalo para ti y para tu hija. Cultiva tu coraje.

Fuente: infobae.com

Categorías VidaEtiquetas