Un original espacio de intercambio que reúne a escritores con estudiantes

Más de una veintena de escritores participaron este año de El Día del Autor Nacional que organiza, desde hace 14 años el colegio De la Sierra. La actividad permite interactuar entre ellos y generar propuestas creativas de los escolares 

Ricardo Herrera

Desde hace14 años el colegio De Sierra instituyó El día del autor nacional, evento que promueve el encuentro de los escritores con los alumnos, los que previamente leen algunos de sus libros o textos y a partir de allí realizan interpretaciones libres y creativas, que luego son entregadas en forma de un libro editado por ellos. La propuesta no solo ha crecido en la cantidad de autores que cada año se suman a esta actividad, este año fueron 21, sino que es considerada por los propios escritores modélica y digna de imitar. 

Este año el evento en el que los alumnos también hacen dramatizaciones y hay una miniferia del libro, se realizó el viernes 27 de octubre y tuvo a narradores de otros departamentos. Por ejemplo, una de las participantes desde hace 12 años es Isabel Mesa, autora de libros como El revés del cuento. “Es una actividad maravillosa que siempre la pongo de ejemplo, porque los  niños a través de las  obras no las replican, no hacen el resumen, fichas, sino que cuentan su propia versión. El niño es un lector crítico y dice lo que siente sin pensar nada más.

Hubo ocasiones en las que me  dijeron ‘tu historia no me gustó, podrías haberla cambiado así o de esta manera’. Y eso es importante, porque a nosotros como autores nos hace reflexionar acerca de lo que ya hemos dicho y cómo les llega a ellos”, contó Mesa.  Mientras que la escritora cochabambina Rosalba Guzmán contó que no se ha perdido ninguna de las 14 versiones “Estos encuentros además de promover la lectura en los estudiantes consolida procesos culturales en ellos y posibilidades de que sean futuros escritores”, dice la autora de Cuenteroscopio.

Por su parte el poeta Gabriel Chávez , que desde hace tres años participa de esa actividad, señaló que más que un encuentro lo esencial es el trabajo que se hace los meses anteriores leyendo, estudiando los libros y escribiendo, “porque a partir de los textos ellos escriben sus propios trabajos y yo lo he visto a través de mis hijos, que estudian aquí, y por ejemplo nunca les he insinuado siquiera que  escriban,  pero es aquí en el colegio que ellos han sido motivados. Además  por la agudeza de las preguntas e inquietudes se nota que uno se enfrenta a un lector entrenado, avezado y que detrás de ello hay un trabajo de siembra constante”, afirmó Chávez.

“Es una experiencia única y me hacen sentir como una estrella de rock. Este año los de kínder trabajaron con mis relatos y a pesar de que los más grandes tienen más disciplina y coherencia, los pequeños realizaron una producción hermosa”, contó la autora, de El mundo de los bucefalitos, Paula Benedict.

Fuente: eldeber.com.bo

Categorías SocialesEtiquetas