Maricruz prioriza lucha contra la violencia y anhela ser madre

Ganó una beca y en marzo viajará a Estados Unidos para capacitarse en temáticas de género. Confiesa que se sometería a tratamiento médico para tener un hijo.

Basta verla en la escena pública para darse cuenta de que es una pieza fundamental en la vida personal y política del alcalde de La PazLuis Revilla, aunque Maricruz Ribera, su esposa, dice que no se involucra en los temas políticos.Su delicada figura, que la llevó a ser Reina del Carnaval de Santa Cruz en 2005 y a ser designada una de las Magnificas de Pablo Manzoni, por mencionar algunos logros por su belleza, y su trato amable la han llevado a ser la compañera ideal para acompañar a Revilla en su gestión como alcalde y en su proyección política nacional.Si bien desde muy niña brilló por su belleza y sus habilidades en el modelaje, ahora, a sus casi 37 años, los cumplirá el 12 de junio, su vida tomó un rumbo distinto. Sus prioridades cambiaron radicalmente desde hace cuatro años, luego de contraer nupcias con el Alcalde paceño.La exreina de belleza dejó atrás las pasarelas que le dieron tanto éxito y decidió enfocarse en dos aspectos: ser madre y continuar el trabajo para frenar la violencia contra las mujeres y los niños.Maricruz, reconoce que su vida “cambió” tras la muerte de su padre, en 2011, y cuando entró a los medios de comunicación. Fue presentadora de noticias en la red ATB en La Paz. Vió de cerca la realidad que viven miles de bolivianos que carecen de recursos económicos para cubrir sus necesidades básicas y su trabajo también le permitió contactarse con víctimas de violencia.La exchica Corimexo que tiene como perfume favorito el 212 de Carolina Herrera, estuvo el martes en Cochabamba acompañando a su esposo para abrir un punto de recolección de firmas y que su organización política Soberanía y Libertad (Sol.bo) logre la personería jurídica que la habilite para participar en las elecciones generales, departamentales y municipales, en 2019.“Acepto hablar con ustedes, pero con la condición de no opinar sobre política. Soy la esposa de Luis Revilla, de la persona, no del político”, dice. Vestida con un jeans pitillo y una blusa amarilla, al igual que su esposo porque es el color de Sol.bo, dialoga con OPINIÓN sin ningún problema, pese a que el escenario es la plaza Sucre, y ante varias personas que no dejan de mirarla y escucharla.Comenta sobre los programas sociales que realiza en la sede de Gobierno, desde hace casi cuatro años. Comenzó a ejecutarlos a las pocas semanas de su matrimonio. Se casó el 14 de diciembre de 2013. Le brillan los ojos al hablar de su programa “estrella” denominado, “Yo soy mi primer amor”, con el que se encarga de difundir talleres contra la violencia, pero destinados a adolescentes que tienen entre 10 y 16 años. Si bien, inicialmente, solo se ejecutaba en la sede de Gobierno, con el paso de los años se fue expandiendo y, ahora se desarrolla en Santa CruzTarija y, dentro de poco tiempo, en mayo, llegará a Cochabamba. Al principio, solo trabajaba con adolescentes, pero luego se amplió a jóvenes y madres.Dice que se siente “feliz y satisfecha” con ese trabajo por los resultados obtenidos. Esa labor le sirvió para ganar una beca para mujeres líderes, y en marzo viajará a Washington (EEUU) para capacitarse en temas de género y lucha contra la violencia. Será la primera vez que se separará por tanto tiempo de su esposo, quien, según dice la arquitecta que tiene un diplomado en medios de comunicación, también la acompaña en los talleres que realiza en el país y que ella le retribuye asistiendo a la entrega de obras en los barrios de La Paz y, ahora, en la campaña para recolectar las firmas que necesita Sol.bo.SER MADRE Hace más de un año perdió al bebé que esperaba junto a su esposo. La noticia se conoció el 27 de enero de 2017, pero ella aún tiene viva esa herida. Ahora, sus ojos se llenan de lágrimas. Con voz entrecortada, dice que no logra volver a embarazarse. “Ojalá que podamos hacernos un tratamiento si es que no se puede (tener un hijo de forma natural)”.Confiesa que a veces se pregunta “sí es que la voluntad de Dios es que solo sea la compañera de su esposo”, ya que él tiene una hijita a la “que amamos y con la que compartimos mucho”.Con mucha franqueza reconoce que hablar de ese tema le “hace llorar”.En una entrevista realizada en julio de 2015 en el periódico El País de Tarija, Maricruz dijo que se miraba en 2020 “con hijos”.El datoAños lleva casada Maricruz Ribera con el alcalde paceño Luis Revilla. Asegura que no se “mete en el trabajo de la Comuna, porque es responsabilidad de su esposo”, pero sí lo apoya en algunas actividades y programas que están destinados a favorecer a las mujeres.Fuente: Opinión