Boliviano Nogales vive una odisea en Pisco

Para que el boliviano siga en carrera tuvieron que meter mano los ingenieros de KTM. Los problemas de Nogales movilizaron a muchos mecánicos en el vivac. Este domingo se corre la segunda etapa por las dunas de Pisco.

Juan Carlos Montaño – enviado especial



El boliviano Danny Nogales comenzó a vivir la odisea del Dakar. Este domingo su máquina estuvo reparada apenas 15 minutos antes de la partida en Pisco. «La moto venía fallando desde Lima en el tramo de enlace», afirmó el nacional, mientras ajustaba un perno de su KTM.

Los problemas de Nogales comenzaron antes de la primera especial cronometrada (31 kilómetros). Largó con diez minutos de retraso; sin embargo, no terminó la competencia como se esperaba. A unos nueve kilómetros la máquina no dio más por lo que tuvo que llegar auxiliado por otros competidores. «Tuve que hacerme jalar. Realice muchas maniobras para poder llegar», agregó. Nogales, que arribó a la meta del primer especial la noche del sábado a las 21:30 hora boliviana.

    La preocupación no lo dejó dormir, ya que ni bien se instaló en el vivac de Pisco se puso manos a la obra para reparar su máquina. No lo pudo lograrlo en su primer intento. Bajó su motor y revisó pieza por pieza para encontrar la falla; sin embargo, los minutos iban pasando sin lograr el resultado deseado.

    Ya en las primeras horas de este domingo nuevamente volvió al trabajo. La desesperación del boliviano trascendió por el campamento, que llegó a los oídos de los ingenieros oficiales de KTM (le ayudaron). Después de una rigurosa revisión la moto funcionó. Lo hizo 15 minutos antes de la hora marcada para la partida del boliviano.

    TAMBIÉN PUEDES LEER: El Dakar ingresa de lleno al desierto de Pisco

    Con la máquina a punto el representante nacional largó esta segunda etapa de 267 kilómetros cronometrados. Nogales es el primer cochabambino que terminó un rally Dakar. Lo consiguió el año pasado también al mando de una motocicleta.

    Fuente: diez.bo