Descubren dos especies de ‘osos oro’ en las selvas de Beni y Pando

 La ONG Tamandúa, que inició los estudios en la Amazonia brasileña, corroboró el hallazgo. Se desarrollará un programa para que pobladores aporten con fotos de su celular  

Rafael Veliz / [email protected]



Dos nuevas especies de osos hormigueros u ‘osos oro’ se identificaron en las selvas amazónicas de Beni y Pando. El trabajo fue realizado por dos biólogos y un investigador de la Universidad Amazónica de Pando en coordinación con biólogos del Proyecto Tamandúa de Brasil. Las nuevas especies de Cyclopes didactylus, nombre científico del oso hormiguero también conocido como Angelito (Colombia), Oso oro (Bolivia) y Tapacara (Panamá y Costa Rica) se descubrieron a raíz de un estudio de la ONG Tamandúa, que en base a exámenes genéticos realizados a 280 ejemplares, determinó la existencia de al menos siete especies diferentes en la selva amazónica brasileña.  La clasificación de estos osos es difícil por sus hábitos arbóreos, su actividad nocturna y su preferencia a la selva densa y poco explorada por el hombre. Las siete especies identificadas son: Didactylus (la única conocida); Ida, Dorsalis, Catellus, Thomasi, Rufus y Xinguensis.  

El descubrimientoTras conocerse el resultado de la investigación de los biólogos brasileños y argentinos, liderados por la científica Flávia Miranda, en diciembre de 2017, los biólogos Vincent Vos y Huáscar Bustillos, comenzaron una revisión intensiva de especímenes, de la que dieron con dos especies: Rufus y Thomasi. El espécimen Cyclopes Rufus (ver foto secundaria) se caracteriza por un color rojizo y la ausencia de la línea oscura en el pecho, se encontró su fotografía como mascota del biólogo Rubén Darío Azogue en 2005, en Guayaramerín (Beni). El espécimen Cyclopes Thomasi  (ver foto principal) se caracteriza por una línea oscura en el pecho no muy notoria, y tonalidades que van del café al naranja. Se lo encontró bajo vigilancia del biólogo Juan Pablo Sandoval, en Cobija (Pando).El biólogo Vincent Vos explicó que la comunidad científica solía identificar una sola especie de oso hormiguero pigmeo o sedoso, pero que la investigación brasileña demuestra a través de la tecnología que hay diferencias genéticas y morfológicas entre las especies. “Es como el bufeo; se creía que todos eran iguales pero se demostró que el bufeo de Bolivia (Inia boliviensis) tiene sus propias características”, señaló. El biólogo Huáscar Bustillos destacó que tras encontrar el registro de ambas especies, en fotografías (el Rufus) y en la casa de un biólogo (el Thomasi), que luego fue liberado, envió el material al proyecto Tamandúa, que corroboró el hallazgo.“Estos registros se confirmaron por la autora del estudio científico (Flávia Miranda), que si bien observó que se necesitan mayores investigaciones sobre su  ecología e historia natural, por la cercanía con los registros oficiales confirmó que eran las especies mencionadas”, dijo.  

La liberación del ThomasiEl responsable del museo de Historia Natural Pedro Villalobos dependiente del Centro de Investigación y Producción para la Amazonía (CIPA) indicó que en noviembre de 2017, un vecino de Cobija trajo al museo un espécimen de oso hormiguero pigmeo a lo que el biólogo lo recibió en el centro y tras unos días de ayudarlo a recuperarse lo liberó nuevamente.“Nuestra labor es rescatar animales silvestres encontrados en  zona urbana; se los deriva a un veterinario para un diagnóstico y posteriormente se lo libera. En este caso antes de devolverlo a su hábitat aproveché para tomar unas fotos y grabar un video que los colegas utilizaron como respaldo ante la investigadora Miranda”, acotó.    Los recientes hallazgos y el relato oral de los pobladores de la selva amazónica de Beni y Pando hacen prever a los investigadores que encontrarán una tercera especie. Para eso trabajan en un proyecto que involucre a los nativos de estas regiones y revalorice su conocimiento. 

Fuente: eldeber.com.bo