El Dakar aceleró la economía en Tupiza

La llegada de la carrera fue oportunidad para mejorar el ingreso económico de los tupiceños. Los comercios y los hoteles estuvieron abarrotados.



El rugir de los motores no solo despertó el interés de los tupiceños por ver pasar a los monstruos del rally Dakar por esta región. Los comercios y negocios también se alegraron con la llegada de la competencia porque aumentaron sus ganancias.

“Es una bendición de Dios que vengan los corredores por este lado. Fue como un regalo de Navidad porque tuve muchos huéspedes”, afirmó a DIEZ Virginia Choque, propietaria del residencial Centro, situado a dos cuadras de la plaza principal.

La que tampoco ocultó su alegría por las ganancias que le dejó el Dakar 2018 fue Rosario Gómez, del hostal Horizonte Colorado. La mujer señaló que las 30 habitaciones de su edificio estuvieron llenas por visitantes que llegaron para ver la competencia. “Familias completas estuvieron alojadas. Hubiera querido tener más espacio porque mucha gente vino y me daba pena decirles que ya no tenía lugar para ellos”, indicó Gómez.

Carignani. (centro) fue remolcado hasta Salta. Foto: Gabriel Vásquez 

El acelerón económico también tocó las puertas de los restaurantes y establecimientos de comida rápida. Margot Aparicio afirmó que triplicó la venta diaria de salteñas. “Normalmente se vende 50 unidades, pero con tanta demanda en estos días vendí hasta 200 salteñas en una mañana. Nos faltaban manos para atender a la gente”, señaló.

Deysi Cáceres, que trabaja en la heladería Cramer también valoró el paso del rally por este municipio, situado al sur de Bolivia. “Pese a las lluvias se vendió más que cuando no hay competencia. Esperemos que vuelvan el próximo año”, indicó la joven.

Las mujeres que atienden en el mercado central se vieron rebasadas por tanta gente que las visitó en busca de alimentos. “No estamos acostumbradas a atender a muchas personas en un día, por eso las cosas se acabaron temprano”, indicó Claudia Reyes. Como nunca, el desayuno se terminaba a las 8:30 y el almuerzo a las 13:00. 

Dueños de restaurantes tuvieron buenos ingresos. Foto: Gabriel Vásquez

Incrementaron sus precios

Los hoteles, hostales y residenciales aumentaron sus precios con la llegada del Dakar. Una habitación de un residencial, que normalmente tiene un precio de Bs 70, por estos días costó  140, mientras que en los hoteles de 150 pasó a valer Bs 300, y hasta 400 en algunos casos.

Los taxistas, antes del rally cobraban Bs 4, pero durante las jornadas que transitó la competencia costaba Bs 6 y 7 el servicio. Por si fuera poco, los tamales que venden fuera del mercado pasaron a costar entre Bs 3 y 5. Ganancia total.

Los buenos ingresos han dejado más que satisfechos a los tupiceños, esperanzados de que la carrera vuelva el próximo año, ya que es una competencia que además de integrar a los países inyecta economía a los pobladores por donde transita.

Fuente: diez.bo