Ciencia y tecnología: Bolivia encabeza la lista de los países escépticos

  • Ciencia y tecnología. | Los Tiempos

“En general, ¿diría usted que el mundo es mejor o peor a causa de la ciencia y la tecnología? Por favor dígame lo que esté más cerca de su opinión en esta escala, en la que el 1 significa que “el mundo está mucho peor”, y el 10 significa que “el mundo está mucho mejor”.

Esa fue la principal pregunta realizada a personas encuestadas en 60 países, entre ellos el nuestro, con el propósito de averiguar cuáles son las ideas prevalecientes en el mundo sobre el aporte de la ciencia y la tecnología para mejorar la calidad de vida de la gente.

Los resultados muestran una clara correlación entre la ubicación geográfica de los países y la opinión de sus habitantes. Así tenemos que tres de los países de la región euroasiática encabezan la lista de quienes consideran que el mundo es mejor gracias a la ciencia y la tecnología.



En el extremo diametralmente opuesto están los países latinoamericanos que en conjunto aparecen, con pocas diferencias entre sí, entre los más escépticos, cuando no pesimistas. Y entre todos ellos, la población boliviana se destaca en el primer lugar entre quienes no creen que la ciencia y la tecnología tengan alguna utilidad.

Esa inclinación se confirma cuando a las personas encuestadas en Bolivia se les pidió que indiquen, en una escala de 1 a 10, si están  de acuerdo o en desacuerdo con la siguiente frase: “La próxima generación tendrá más oportunidades gracias a la ciencia y la tecnología”. Más de la mitad (56 por ciento) de la gente ubicó su respuesta en la mitad inferior del abanico de posibilidades. Así se explica que Bolivia también aparezca como el país latinoamericano donde un mayor porcentaje de gente dijo que no es importante saber sobre la ciencia en su vida diaria.

Otros datos igualmente reveladores son los que señalan que 69,8 por ciento de los bolivianos cree que “dependemos demasiado de la ciencia y no lo suficiente de la fe”. Quienes consideran “una de las consecuencias negativas de la ciencia es que hace que la gente pierda su idea del bien y del mal” suman un 73,4.

73% en Bolivia es el porcentaje de personas que cree que por culpa de la ciencia y la tecnología la gente pierde su idea del bien y el mal.

ANÁLISIS

Gonzalo Vargas V. Ciudadanía

Los bolivianos ante la ciencia y la tecnología

Bolivia, en comparación a un conjunto de 60 países, es el que muestra el promedio más alto de rechazo a la idea de que la tecnología y la ciencia están contribuyendo a que el mundo sea mejor. Aun cuando las cifras reflejan que los países de América Latina son, en general, bajas, el promedio boliviano se distingue de cualquier otro de la región y del mundo.

Pero no es solamente esta idea genérica sobre un mundo mejor, gracias a los adelantos científico tecnológicos, que es la más baja, sino también la valoración respecto a la idea más concreta que la ciencia y la tecnología están haciendo que nuestras vidas sean más sanas, más fáciles y más confortables. Sobre este asunto, los bolivianos también tenemos la apreciación más baja, al momento de comparar nuestro promedio con países de todos los continentes, pese a que somos consumidores de tecnología de diverso tipo.

Diferentes factores influyen en la percepción personal de los bolivianos sobre la ciencia y la tecnología: edad, sexo, nivel de ingreso, pertenencia étnico cultural y religiosidad son algunos de los atributos que influyen positiva o negativamente nuestra valoración. Sin embargo, hay que reconocer que alcanzamos récords mundiales que nos ubican en las antípodas de cualquier optimismo científico, tecnológico.

¿Respecto a la influencia de la ciencia y la tecnología en la sociedad, andaremos sonámbulos los bolivianos? Langdon Winner acuñó el término de “sonambulismo tecnológico”, refiriéndose a un transitar, autómata, de la humanidad en pertenencia y dependencia del entramado tecnológico que solamente se preocupa, reclama o hasta echa el grito al cielo cuando hay problemas o algo no funciona. Pero no; los bolivianos parece que estamos bastante ajenos a este entramado y todavía no nos preocupa mucho reflexionar sobre los cambios que produce la ciencia y la tecnología en la sociedad. O, ¿será que apenas estamos saliendo del analfabetismo científico tecnológico y, como personas tenemos que darnos cuenta del impacto que tiene la ciencia y la tecnología sobre nuestras vidas?

Tal como se muestran estos resultados, tomando en cuenta que somos de los países a los que menos nos importa saber sobre la ciencia en la vida diario, los bolivianos tendremos que aprender trabajosamente, a vincular ciencia, tecnología y relaciones sociales.

Los bolivianos tendremos que aprender trabajosamente, a vincular ciencia, tecnología y relaciones sociales

Los Tiempos