Investigadores dan con una forma de hacer que las baterías de ión de litio sean más seguras

Crédito de la imagen: TechExplore/Gabriel Veith

Crédito de la imagen: TechExplore/Gabriel Veith

Es probable que aún recordemos casos en los que las baterías de ciertos dispositivos electrónicos hayan fallado, llegando incluso a explotar, generando diversos problemas. De hecho, ayer mismo, una tienda de Apple en Amsterdam ha tenido que ser evacuada como consecuencia de los gases emanados por la batería de un iPad, afectando a tres empleados de la misma por la inhalación.



Para tratar de que las baterías de ión de litio los dispositivos electrónicos sean más seguras, un equipo de científicos se ha basado en las propiedades de algunos líquidos, que tienen la capacidad de solidificarse ante los impactos, volviendo al estado líquido poco después, para desarrollar un proceso que las hagan más seguras.

En este sentido, científicos de Laboratorio Nacional Oak Ridge y la Universidad de Rochester, con Gabriel Veith al frente, han encontrado una manera práctica y barata de hacer que los electrodos de las baterías de ión litio no entren en contacto en caso de que las mismas sufran algún tipo de percance.

Para ello, en lugar de emplear un plástico fino, como viene siendo habitual, añaden un tipo de sílice con partículas esféricas de 200 nanómetros de diámetro a los electrolitos para que los mismos sean resistentes ante posibles impactos.

Este aditivo se solidifica en caso de golpes, evitando que los electrolitos entren en contacto y estallen, volviendo a su estado líquido poco después. Lo mejor de todo es que aplicar este proceso apenas variaría el proceso de producción habitual y no supondría un coste importante.

En principio, se baraja su aplicación para las baterías de drones y más tarde para baterías destinadas al mercado automotriz. El equipo de científicos también quiere generar baterías más grandes para uso militar.

Fuente: wwwhatsnew.com