Juventud y garra le dan nuevo aliento al deporte nacional

El deporte boliviano, comandado por jóvenes, da señales de que el rendimiento mejora.Prueba de ello fue la buena participación que tuvieron los atletas en los XI Juegos Suramericanos Cochabamba 2018, en los que lograron conseguir 32 medallas (cuatro de oro, 14 de plata y 14 de bronce). La ubicación del país en el medallero suramericano mejoró al quedar en la décima posición.Pese a que las medallas doradas que se consiguieronfueron en deportes que no son olímpicos, la alegría de los protagonistas fue emocionante porque tomaron los escenarios para celebrar junto con sus familiares.Los resultados en los Suramericanos superaron todas las anteriores participaciones que tuvo Bolivia en este tipo de competencias internacionales, excepto lo conseguido en 1978, cuando el país logró el tercer lugar del medallero con 106 preseas, de las que 20 fueron de oro, en los Juegos Cruz del Sur (primer nombre de los Juegos Suramericanos).En las otras nueve presentaciones que tuvo Bolivia –entre 1982 y 2014–, lo máximo que se logró obtener fueron dos medallas doradas.En los juegos de Santiago-Chile (1986), Lima-Perú (1990), Valencia-Venezuela (1994), y Cuenca-Ecuador (1998), Bolivia ocupó el séptimo, octavo, décimo segundo y noveno lugar, respectivamente. Y en las versiones de Brasil (2002), Buenos Aires-Argentina (2006), Medellín-Colombia (2010) y Santiago-Chile (2014) sólo ganamos medallas de plata y/o de bronce.Por otro lado, en las disciplinas olímpicas, Bolivia también mejoróeste año porque se pudo cosechar medallas de plata y de bronce. Enatletismo, por ejemplo, se consiguió nueve preseas (tres de plata y seis de bronce), en natación se cosechó tres de plata con Karen Tórrez, la nadadora cochabambina que entrena en La Paz, en boxeo se ganó cinco medallas (una de plata y tres de bronce),en tiro deportivo se tuvo dos (una de plata y una de bronce) y en baloncesto una presea de plata con el equipo femenino.Además de estos logros, el equipo boliviano consiguió cinco medallas de bronce más para sumar al medallero suramericano: dos en taekwondo, uno en kárate, uno en ciclismo de rutay uno en fútbol de salón femenino.Estas medallas conseguidas demuestran una mejora en el rendimiento competitivo de los atletas bolivianos; sin embargo, la tarea de las autoridades deportivas debe enfocarse en otorgar un apoyo real a los deportistas que esperan continuar representando a Bolivia en competencia internacionales.Con relación a este tema existe preocupación en algunos entrenadores porque hasta la fecha no hay indicios de mejora en la estructura de las instituciones deportivas que sirva para tener más y mejores atletas en el espectro internacional.“Lastimosamente no tenemos deportistas manejando las federaciones, tenemos a las mamás de los atletas a los papás y eso es porque nuestro sistema deportivo así lo permite, esto debe cambiar”, señaló Marco Ramírez, exdeportista y docente del programa de Ciencias de la Actividad Física y Deportes de la UMSS.

En 1978, en los Suramericanos, el equipo Bolivia consiguió 106 medallas, de las que 20 fueron de oro; este año, 4 de oro.



Fuente: lostiempos.com