«Las cuatro notas de la felicidad son amor, trabajo, cultura y amistad»

Una de sus últimas publicaciones titula las Siete reglas de oro para ser feliz, tema que abordó la semana pasada en la conferencia magistral realizada en Los Tajibos



EL DEBER

El siquiatra Enrique Rojas, que ha vendido más de 3 millones de libros en el mundo, estuvo en Santa Cruz, donde dictó la conferencia magistral Siete reglas de oro para ser feliz. El 7 de agosto, un día antes de la charla, así respondió a las preguntas de EL DEBER.

¿Qué es la felicidad?

Don Quijote de la Mancha dice que la felicidad no está en la posada, sino en el medio del camino. La felicidad es una forma positiva de entender la realidad. Es estar contento con uno mismo al comprobar que el proyecto personal de vida está funcionando relativamente bien. Y ese proyecto personal tiene cuatro grandes notas: amor, trabajo, cultura y amistad.

¿Y si falla una?

Muchas veces fallan casi todas; si falla una o más, el proyecto está cojo, el programa personal no está bien estructurado.

¿Cuáles son las reglas para alcanzar la felicidad?

Aquí van dos o tres ideas. El primer consejo para ser feliz es ser capaz de superar las heridas del pasado. Los siquiatras nos hemos convertido en cirujanos estéticos del pasado. La felicidad consiste en tener buena salud y mala memoria. En segundo lugar, la capacidad para ver el lado positivo de las cosas, es decir, una persona es feliz cuando, a pesar de los pesares, descubre el lado positivo de las cosas. En tercer lugar, tener un buen equilibrio entre corazón y cabeza. Una persona feliz es la que sabe tener una buena ecuación entre corazón y cabeza.

¿Se manejan diferentes conceptos de la felicidad?

Voy a hacer un recorrido muy breve de la felicidad a lo largo de la historia del pensamiento en Europa. Los tres grandes padres del pensamiento europeo son Sócrates, Platón y Aristóteles. Sócrates decía que la felicidad consiste en encontrarse a sí mismo. Platón, que la felicidad consiste en el amor y que el amor es el deseo de engendrar en la belleza. Aristóteles decía que la felicidad consiste en el bien y que el bien es lo que todos apetecen, aquello que es capaz de saciar la más profunda sed del hombre.

En el siglo III y IV a.C, Epicuro decía que felicidad consiste en el placer y que el hombre que tiene más placer, es más feliz. En el siglo I d.C., Séneca, maestro de oratoria de Nerón, decía que la felicidad consiste en la virtud; que el hombre que practica la virtud está cerca de la felicidad. Para él, virtud es el hábito de obrar bien. San Agustín, en el siglo IV d.C., decía que la felicidad consiste en la alegría de la verdad.

¿Y para usted qué es la felicidad?

La felicidad es estar contento con uno mismo al comprobar que los cuatro grandes temas de la vida están funcionando relativamente bien. Para un joven, la felicidad son las emociones fuertes, pero para una persona madura es la paz interior. Cuando tienes 20 años quieres grandes emociones, pero cuando alcanzas la edad adulta quieres equilibrio, paz interior, sosiego.

¿Qué otro consejo para ser feliz?

Para ser feliz es muy importante tener claro uno de los conceptos grandes de la sicología moderna que es la resiliencia. El padre de la resiliencia (Boris Cyrulnik), en su libro Los patitos feos, indica que lo que te ayuda a crecer como persona son las derrotas; que el fracaso enseña lo que el éxito oculta, que el fracaso es el gran pedagogo de la vida personal, pues si uno sabe aprender lecciones, es feliz. Dice que el mismo fracaso que puede destrozar a una persona, a otra lo ayuda a crecer como persona. Entonces, es la manera de entender las cosas.

¿Cuál es la relación entre felicidad y depresión?

Las dos enfermedades más importantes que existen actualmente en siquiatría son la depresión y la ansiedad. En tercer lugar están los trastornos de la personalidad. Y acaba de aparecer la cuarta patología, que es la crisis conyugal. Parejas con dificultades en la relación que acaban rotas o se recuperan.

¿Cuándo una persona debe acudir al siquiatra?

Cuando nota que su vida profesional, afectiva y sus grandes intereses no funcionan bien; cuando no se siente bien, está triste y abatido.

¿Hay más gente que sufre depresión que antes?

Casi la mitad de los que acuden a consulta tiene problemas de depresión. La depresión es la enfermedad de la tristeza, de la melancolía, de la falta de ilusión por la vida, de la apatía y, en los peores casos, de ideas o tendencias autodestructivas. (…) Hoy hay muchas depresiones exógenas, estamos en la era de la información. Hay mucha información, pero poca formación. La gente sabe lo que está pasando en el mundo, pero no tiene criterio, no entiende qué está pasando en la sociedad. Entonces, hay mucha gente depresiva porque está perdida.

Fuente: eldeber.com.bo