Parte de una familia muere por un gas venenoso en una mina

[vid url=http://cd1.eju.tv/wp-content/uploads/2018/08/PB1808160757.mp4]Ayer, cuatro integrante de una familia, todos trabajadores mineros de distintas edades, perecieeron por la inhalación de gas venenoso en el interior de un yacimiento minero, donde trabajaban en el municipio de Uncía, provincia Rafael Bustillo del Departamento de Potosí.De acuerdo con el informe preliminar de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) del norte potosino, dos personas que perdieron la vida eran hermanos, uno era el cuñado y otro, el hijo.Los hermanos Policarpio e Hilarión Chambi Quispe,  de 48 y 45 años, respectivamente, Wilson Chambi Flores, de 18 años, (hijo del primer citado) y Rubén Alavi, de 33 (cuñado del segundo hermano) fueron identificados como socios de la Cooperativa Siglo XX.Todos ellos entraron a trabajar a la mina denominda Huacuta para extraer complejos de plata y zinc. Sin embargo, al entrar a interior mina fueron sorprendidos por el «bochorno» (gas de mina).Según el informe preliminar, los primeros en ser sorprendidos con el gas venenoso fueron los hermanos Chambi Flores y luego el adolescente y el cuñado de 33 años.Los dos últimos supuestamente entraron a rescatarlos a los hermanos pero, en ese intento, perecieron intoxicados.Los fallecidos fueron velados en su domicilio particular ubicado en la calle los andes del municipio de Uncía, reportó radio Pío XII.Los efectivos de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) se constituyeeron en el inmueble para proceder con los levantamientos de los cadáveres.Siguen y suman las muertesUn número elevado de trabajadores mineros perecieron en interior mina por diferentes causa que, al final, fueron descritos como accidente laboral.No hace mucho, dos personas cayeron a una profundidad de 10 metros en interior mina del yacimiento Calamarca. Ambos supuestamente se soltaron del winche y cayeron a esa profundidad. Ahora, se reporta el deceso de cuatro personas más, pero esta vez, en el norte potosino.Fuente: Red Uno, El Potosí