Coordinadora de Defensa de la Amazonía: 4 hidroeléctricas inundarán 2.000 km

Álex Villca advirtió que sólo con los proyectos hidroeléctricos Chepete, Bala, Rositas y Cachuela Esperanza el país estará condenada a perder una superficie territorial de 2.000 (km²) a causa de los embalses.

4c584c88-e8b6-40b8-b3b8-d5fcfe5d254dÁlex Villa, dirigente indígena (segundo de la derecha) junto a otros expositores del foro. Foto: ANF

La Paz, 15 marzo (ANF).- Con datos preliminares de los estudios de impacto ambiental de cuatro megahidroeléctricas proyectadas por el Gobierno, que fueron difundidos por la Fundación Solón, el líder de la Coordinadora de Defensa de la Amazonía y el líder indígena de San José de Uchupiamonas, Álex Villca advirtió que 2.000 kilómetros cuadrados (km²) quedarán bajo agua por el embalse que generen; es decir, 12 veces más que la mancha urbana de La Paz.
“Cuando hablamos solo de impactos de embalse, si sumamos Cachuela Esperanza, sumamos Rositas, Chepete y El Bala estamos cerca de inundar km². ¿Qué significa quitar a los bolivianos 2.000 kilómetros cuadrados de su territorio, estamos dispuestos a eso por exportar electricidad?”, lanzó la pregunta durante el foro debate a propósito del Día Internacional contra las Represas y Defensa de los Ríos”.
Seguidamente, Villca de la Mancomunidad de Comunidades Indígenas de los ríos Beni, Quiquibey y Tuichi detalló que de acuerdo a los estudios realizados por Geodata para Chepete y El Bala; Tecsul para Cachuela Esperanza; y Eptisa para Rositas, sólo la estimación de superficie de inundación es de 2.000 km² sin contar con la afectación de desmontes y deforestación para tendidos eléctricos.
De acuerdo a esos estudios, Rositas tendría un embalse de 449 km², El Bala 94 km², Chepete de 677 km² y Cachuela Esperanza de 690 km².
“Cuando hablamos de estas megahidroeléctricas, pareciera que hablamos de un lugar recóndito, se debe pensar en tendidos de más de 700 Km de la frontera si quisiéramos conectar con Jirau y San Antonio y más de 1.000 Km hasta Corumba que sería el mercado brasileño para la electricidad”, dijo en instalaciones de la APDHB.
El ministro de Energía, Rafael Alarcón no divulgó de manera oficial los estudios finales sobre los impactos socioambientales de los proyectos hidroeléctricos, aunque anunció de manera reiterada que lo haría en una conferencia de prensa.
Villca dijo que en lugar de perder territorio, los bolivianos están en el derecho y la obligación de definir su futuro. “Ese territorio que podría ser aprovechado de una y mil maneras, de otra manera, porque estas áreas como Rositas es una zona productiva altamente productiva para la agricultura, y si pensamos en el Madidi, es una reserva emblemática no solo de Bolivia sino del mundo”, subrayó.
Citó el caso de Costa Rica como un ejemplo de que el turismo es viable para captar recursos, pues el país centroamericano genera $us 5.000 millones anuales. “Según los planes del Gobierno Chepete y El Bala podrían exportar $us 1.200 millones a costa de destruir un área tan megadiversa, a costa de despojar a las comunidades indígenas”, dijo en términos socioambientales.
El líder indígena, emprendedor del ecoturismo dijo que es incoherente pensar en una inversión de $us 30 mil millones hasta el 2025 para generar proyectos eléctricos a semejantes costos sociales, ambientales y económicos para el país.
Dijo que ejemplos de otros países muestran que los nacionales ni siquiera se benefician de mejores tarifas al momento de generar electricidad para la exportación y terminan desplazados de sus territorios porque las hidroeléctricas con una supuesta vida de 50 años convierte a las zonas circundantes en inhabitables.
En el encuentro en el que participaron especialistas e investigadores en hidroeléctricas, se advirtió de una actitud poco transparente del Gobierno a través de ENDE y el Ministerio de Energía no sólo de informar sobre los impactos de estos proyectos, sino de su falta de voluntad de debatir temas tan esenciales de cara a la opinión pública.
/JMC/ 
Fuente: ANF