El modelo económico del gobierno de Evo Morales alienta el consumo de las importaciones: Inaset

Inaset: El modelo económico alienta el consumo de las importaciones

 

El modelo económico conducido por el gobierno del presidente Evo Morales alienta las importaciones, que han aumentado proporcionalmente de manera dramática en los últimos años con respecto al consumo de productos nacionales, según un estudio difundido por la fundación Inaset.Según el estudio, entre 1990 y 2005, la magnitud de las importaciones equivalía al 38% del consumo de los hogares, mientras que en 2006-15, éstas subieron al 58% (gráfico 1).“El aumento del aporte de las importaciones en la oferta disponible implica necesariamente que está desplazando a la producción nacional o, al menos, que las importaciones copan oportunidades productivas que podrían dar lugar a nuevos emprendimientos nacionales”, dijo Enrique Velazco, director de Inaset.El especialista agregó que “en cualquier caso este fenómeno está reduciendo la capacidad de crear empleo productivo e ingresos formales, los que son sustituidos, lamentablemente, por comercio informal estrechamente vinculado al contrabando”.Por otra parte, en términos de “demanda interna global”, la magnitud de las importaciones ha pasado del 27% en 1990-2005, al 38% entre 2006 y 2015 (gráfico 2). Ello se produce en detrimento de la producción nacional.“Aunque el estudio no tiene detalles de la estructura de los componentes importados en el gasto en consumo de la administración pública ni en las inversiones, es evidente que el aumento relativo de las importaciones no se limita solo a bienes de consumo privado, sino que es también alto en bienes de uso y en bienes de capital”, agregó Velazco.Expresó que ello quedó demostrado con los muebles importados para equipar a nuevos edificios públicos y con la instalación de plantas industriales “llave en mano”, en las cuales casi todo lo utilizado es importado.En general, en economías poco diversificadas, la reducción de la capacidad de consumo tiende a alentar importaciones capaces de satisfacer demandas locales reducidas que no serían rentables con producciones a pequeña escaña, pero pueden ser atendidas por una alta capacidad productiva externa que puede atender muchos de estos mercados pequeños.Estos efectos, que perjudican la diversificación productiva de la economía, parecen ser una consecuencia inesperada de las orientaciones y de las prioridades del modelo económico. Esta realidad afecta al bienestar de la sociedad porque reduce el empleo digno, la productividad, la distribución del ingreso, y otros.Brújula Digital / La Paz