Jhasmani se comporta irreverente durante declaración anticipada

  • Jhasmani T. L. y Marcos F., en audiencia de declaración anticipada. | José Rocha

“¿Puedo hablar, señor juez, puedo hablar? No me siento representado y ni el Ministerio Público ni la defensa preguntan lo que realmente se debe preguntar”. Así, y de manera insistente, el abogado Jhasmani T. L. interrumpía ayer la audiencia de declaración anticipada de Juan Antonio C., presunta víctima de secuestro, lesiones graves y leves y extorsión por parte del jurista mencionado y de siete imputados más.

Fueron más de cuatro horas de muestras de hostilidad, burlas, amenazas e irreverencias por  parte de los imputados, ante la Fiscalía, el juez que conoce la causa y, sobre todo, contra la víctima, a quien de todas formas intentaban intimidar.

Jhasmani hablaba también con otros imputados, por lo que la fiscal asignada al caso, Faridy Arnez, tuvo que intervenir. “Marcos F., sabes que existe prohibición de contacto con otros imputados. Aunque me mires fijo, tienes que dejar de conversar”, le dijo.



En otro momento, cuando la víctima era interrogada por la fiscal, Jhasmani se recostaba en el espaldar de su silla haciendo ademan de dormirse.

Pasada la intervención de la representante del Ministerio Público, cuando los abogados comenzaron con la contrainterrogación a la víctima, Jhasmani interrumpía de manera más agresiva. “La palabra, señor juez”, solicitaba mientras mantenía la mano izquierda levantada para hacerse notar.

“Señor Jhasmani, en reiteradas ocasiones se le ha pedido que guarde compostura. Usted tiene una abogada de defensa. Toda solicitud debe ser mediante la intervención de ella”, observó en una de las ocasiones el juez cautelar de Tiquipaya, Luis Santa Cruz.

Al no sentirse tomado en cuenta, Jhasmani sacó una bolsa con tostado de fideo, y mientras la declaración seguía, él comía y miraba desafiante al juez, las fiscales y a las abogadas de la víctima. Y cada mordisco se escuchaba en toda la sala.

Los imputados Vicente S. G., Wilder G. M., Marcos Fernando F. C., José Benito A. Q., José Gustavo A. S., Riosby T. M., Diego Emanuel L. N. y Elena S. A. no estaban alejados de esta conducta. Tanto ellos como los familiares y los “seguidores” de Jhasmani emitían risas y carcajadas ante cada oración vertida por la víctima.

INTENTAN DESVIRTUAR LA ACUSACIÓN POR SECUESTRO

Tanto los abogados defensores como Jhasmani T. L., durante la audiencia de declaración anticipada de la víctima, intentaron desvirtuar principalmente el delito de secuestro, argumentando que en ningún momento se solicitó el pago de dinero a cambio de la libertad de la víctima.

“Que demuestre el mecánico que alguien de mi entorno se haya comunicado con su esposa para pedirle una suma de dinero por su libertad”, manifestó el cuestionado abogado.

Durante la declaración, la defensa de los acusados intentó direccionar el sentido del actuado judicial, tratando de hacer ver a la víctima como una persona que vende vehículos clonados.

“Existieron intenciones de obstaculizar el proceso, pero esto no logró afectar el desarrollo de la audiencia, ya que logramos que la víctima, Juan Antonio C., plasme la declaración en su integridad”, manifestó la fiscal asignada al caso, Faridy Arnez.

Los Tiempos / Cochabamba / Carmen Challapa Cabezas