«Había exigencias de ANH que no eran importantes»

Sánchez dijo que emitieron dos resoluciones para facilitar la inversión en la apertura y transformación de surtidores



Carla Paz Vargas

El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, impulsor de los biocombustibles, asegura que trabajan en la logística y almacenamiento para ‘desahogar’ a los ingenios. Además, señala que emitieron dos resoluciones para que los surtidores inviertan.

Empezará la zafra y los cañeros reclaman que tienen alcohol y azúcar almacenado…

Antes de que empiece la zafra vamos a retirar el alcohol que tienen los ingenios. Vamos a tener una mayor capacidad en nuestras plantas que ya logramos adecuar.

 A la fecha, los ingenios entregaron 3,6 millones de litros, pero se firmó un contrato por 150 millones de litros para 2019, ¿Cómo prevén cumplir?

Se han emitido normas para desarrollar una fuerte inversión para el cambio en la logística y almacenamiento en las plantas de YPFB, y estamos seguros de que a partir del 15 de abril vamos a tomar mayores cantidades de alcohol para llegar a los 130 o 140 millones de litros en 2019.

 ¿Hay trabas en la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) que frenan la venta?

Hay la predisposición de sacar una nueva gasolina y ampliar las estaciones de servicio.

 Pero hay pocos surtidores con etanol, ¿cuál es la traba?

Estamos trabajando con la ANH para que Asosur pueda incrementar los servicios en sus estaciones. Nosotros debemos tener en YPFB capacidad logística y almacenamiento. Necesitamos surtidores que tengan ‘dispenser’ para vender todas las gasolinas con alcohol anhidro. Sin embargo, hoy la respuesta no ha sido tan positiva de Asosur, tenemos solo 50 de los 400 surtidores con etanol en toda Bolivia. Por ello, sacamos dos resoluciones para que no existan tantos estándares en la ANH.

 ¿Qué cambia con las resoluciones ministeriales?

Hoy, hay una especie de amnistía para que todos los surtidores que estén operando tengan la capacidad de adecuarse a las normas de la ANH rápido y la otra resolución es para estaciones dedicadas solo a biocombustibles que no precisan más de 200 metros cuadrados, antes se pedía 1.000 metros cuadrados. Había exigencias que no eran importantes. Las cadenas de estaciones tuvieron la misma receptividad, con Asosur se limaron todas las asperezas, y que ANH sea menos burocrática, más ágil y que dé respuestas fáciles para que ellos puedan invertir en transformar y hacer nuevas instalaciones. Hoy, si quiero invertir en una gasolinera solo necesito 24 horas para que sea aprobado y a través de la página web de la ANH.

 ¿Y qué pasa con las estaciones de YPFB?

Los 60 surtidores de YPFB tienen un plazo máximo de 30 días para que todos tengan etanol y luego biodiésel.

Fuente: eldeber.com.bo