Nicaragua: el obispo Silvio Báez denuncia un plan para asesinarlo

Es solo «una de las tantas» amenazas de muerte que ha recibido desde que empezó la crisis. El Papa lo requirió en El Vaticano, así que acudirá a Roma aunque tener que salir de Nicaragua lo llena de «tristeza y dolor».

El obispo nicaragüense Silvio Báez, crítico con el Gobierno del presidente Daniel Ortega, denunció este miércoles (10.04.2019) un plan para asesinarlo y anunció que se irá al Vaticano para trabajar con el papa Francisco. Báez hizo estas declaraciones en una conferencia de prensa conjunta con el cardenal nicaragüense, Leopoldo Brenes, en la que ninguno de ellos vinculó la partida a Roma del obispo auxiliar de Managua con los supuestos planes para asesinarlo.Báez, que fue uno de los mediadores del fallido diálogo nacional que se desarrolló entre mayo y julio de 2018 para superar la crisis nicaragüense, dijo en una rueda de prensa que recibió varias amenazas de muerte y que incluso fue alertado por el Departamento de Política de la Embajada de Estados Unidos en Nicaragua de un plan para asesinarlo a él y a la entonces embajadora estadounidense, Laura Dogu. Explicó que no lo había hecho público «porque pensé era una cuestión diplomática», pero que ahora lo confirmó después de que la exembajadora estadounidense lo hiciera público.Báez afirmó desconocer quiénes han estado interesados en acabar con su vida. Sin embargo, Dogu dijo recientemente al diario estadounidense Indiana Gazette que «habría un plan para asesinar a monseñor Báez y a mi, entre otros», porque desde el oficialismo pensaban que eran parte de un movimiento antigubernamental. Báez reitera que esa fue solo una «de las tantas amenazas» que ha recibido desde que estalló la crisis.Báez relató que ha tenido que cambiar en cuatro ocasiones su número de teléfono móvil, que en las afueras de su residencia se estacionan motorizados que hacen fotografías a su vivienda y que incluso lo vigilan con drones. «Mi vida ha estado continuamente amenazada, pero nada de eso ha paralizado mi ministerio, ni para seguir con el evangelio y seguir haciendo críticas constructivas», señaló. Y confirmó que dejará su cargo de obispo auxiliar de Managua y se irá a Roma a petición del papa Francisco.»Yo no he pedido salir de Nicaragua, quiero dejar claro que mi corazón ha estado siempre aquí en mi tierra, en medio de mi pueblo», expresó Báez, de 60 años y 34 de magisterio sacerdotal, quien con la voz entrecortada dijo que se va «con la conciencia tranquila de haber cumplido la misión» encomendada.lgc (efe/reuters/afp)

Fuente: www.dw.com