Y por último «es su plata»

Y por último “es su plata” si ellos quieren usarla para reconstruir Notre Dame y no combatir el hambre en África, es su mambo. Hasta cuándo vamos a jugar el rol de jueces? Hasta cuándo vamos a comprender el principio de libertad? Y por último, qué saben ustedes si estos millonarios ya hicieron y están beneficiando al prójimo? Freddie Mercury le dejó la mayoría de su fortuna a Mary Austin para que cuide a sus gatos…de nada! npetvFuente: Julico Jordán