La Paz espera abastecerse y suma pedido de tranquilidad

El Gobierno busca reunirse con los dirigentes de los movilizados. Hay bloqueos, pero en El Alto crecen las voces que piden paz. Hay escasez y especulación en los mercados

“Buscar y comprar lo que se pueda”. Esa es la consigna de muchas amas de casa de la ciudad de La Paz, que quisieron aprovechar el fin de semana para abastecerse de alimentos y se encontraron con mercados con precios altos y desabastecidos de carne vacuna, pollo y algunas verduras.

Los bloqueos continúan por los alrededores de esta ciudad, esta vez, de parte de grupos que exigen la renuncia de la presidente Jeanine Áñez. Ante esta situación, los llamados a la paz aumentan.

“Todo está al menos 90% por encima del precio normal. La arroba de papa subió de Bs 40 a Bs 70. El queso, que costaba Bs 20, ahora está en Bs 35. No hay huevo, lo poco que hay cuesta entre Bs 1,50 y Bs 2 por unidad”, lamentó un vecino del mercado Rodríguez, que madrugó este sábado para aprovisionarse.

La noche de ayer, el ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, aseguró en conferencia de prensa, que en las últimas horas llegó un avión militar Hércules con carne para su distribución en La Paz. Por la noche tenía previsto reunirse con representantes de sectores sociales de El Alto.

Combustible

Producto del bloqueo en la planta de Senkata, tampoco hay abastecimiento de combustible a la ciudad, porque los camiones cisternas están varados. Los habitantes de la zona, hicieron una zanja en las puertas de la planta y queman llantas en los alrededores. 

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) espera garantizar el abastecimiento de gasolina, diésel, gas licuado de petróleo (GLP) y GNV, a fin de no perjudicar a los sectores industrial, comercial y doméstico.​Movilización y aprehendidos

Ayer fue una jornada tranquila en el centro de La Paz, luego de una semana muy convulsionada. Quienes protestaban, inclusive llegaron a gritar “Ahora sí, Guerra civil”. Sin embargo, las protestas no llegaron a mayores.

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), informó de la aprehensión de 67 personas que ayer fueron enviadas al Ministerio Público, por los hechos del viernes. Los vecinos de la zona norte de La Paz, que fueron afectados por cachorros de dinamita e inclusive, de allanamientos de sus domicilios, denunciaron a los aprehendidos por tentativa de homicidio. En El Alto, dos uniformados lograron escapar de una turba que los tenía retenidos.
Los bloqueos se concentran en las afueras de la ciudad, como en Senkata de El Alto; o en los municipios productores como Palos Blancos, que ya cuentan su sexto día de corte de caminos.

En algunos sectores, los mismos vecinos están rechazando las movilizaciones violentas. Por ejemplo, sobre la carretera a Copacabana (exparada 8 Bella Vista), los pobladores recibieron con aplausos y júbilo a los vehículos de las Fuerzas Armadas (FFAA) que patrullaban esos lugares.

Vecinos de Pacajes Caluyo desconocieron a sus dirigentes y salieron a desbloquear sus calles, según informaron en las redes sociales. “Muchas calles en la ciudad de El Alto se organizaron. No quieren más intrusos, no quieren más muertes, no quieren gente que insiste al odio o la división”, se lee en comunicaciones reenviadas por WhatsApp.

Ayer, al caer la tarde, se realizó una marcha con pañuelos blancos en demanda de paz para El Alto y para Bolivia.

Diálogo y pacificación

El ministro de la Presidencia llamó al diálogo con la población movilizada. “Debemos sentarnos en una mesa. Hemos intentado sentarnos con distintos sectores, movimientos sociales, pueblos originarios, campesinos, con la finalidad de llegar por lo menos a ponernos de acuerdo en algo que consideramos importante: la pacificación del país es algo esencial”, dijo Justiniano en Palacio de Gobierno.

Un mensaje vecinal, distribuido por la alcaldía de El Alto, expresa que, en estos últimos días de confrontación, se han suscitado muchos hechos delictivos, muertos y heridos, gente arrestada con y sin razón. Por lo que “lo que nos queda a los alteños es organizarnos y prepararnos para encarar las próximas elecciones, pensar en nuevos líderes políticos que representen a nuestra ciudad”, dice el comunicado.

Desde la Universidad Pública de El Alto (UPEA) se exigió sentar las bases de un ‘gran pacto social’, a fin de no seguir en “esta vorágine de violencia”.
Por su parte, el alcalde de La Paz, Luis Revilla, pidió a los líderes políticos y sindicales, pacificar el país para resolver el conflicto y evitar más decesos.

“Quiero llamar a los líderes políticos, a los líderes de las organizaciones sociales a que, con mucha responsabilidad y patriotismo, nos pongamos la mano al pecho y evitemos mayor derramamiento de sangre en nuestro país hablando con nuestras bases”, dijo.

La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), llamó al Gobierno a deponer acciones de violencia. “Llamamos al Gobierno a deponer actitudes de violencia excesiva contra los sectores movilizados y a esclarecer rápidamente las responsabilidades de todas las muertes acaecidas en estas tres semanas”, dice su comunicado.

Después de una relación de hechos, desde las elecciones del 20 de octubre, el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade), concluye que “Bolivia nunca será otra vez la misma, intenta así enfrentar grandes obstáculos y desafíos en una realidad donde tenemos actores políticos que buscan salidas democráticas y grupos irregulares que buscan la confrontación, el miedo y la violencia que deberán ser neutralizados con la conciencia del pueblo boliviano”.

Fuente: eldeber.com.bo