«El diálogo siempre está abierto, sabiendo que es un Gobierno de facto”, aseveró en entrevista con El Heraldo de México.
 Evo Morales, aseguró hoy que “no tendría problema” en dialogar con la presidenta Jeanine Añez si es que el encuentro sirve para “pacificar, atender las demandas, garantizar las nuevas elecciones y los derechos políticos” del país.Eso sí, Morales dejó en claro que el gobierno de Añez es de facto y que tiene en sus manos el garantizar su regreso a Bolivia desde México, dónde se encuentra asilado desde el pasado 12 de noviembre.

“Si se trata de pacificar, de atender las demandas, garantizar nuevas elecciones y los derechos políticos no tengo problema, pero que se garantice la seguridad de nuestros dirigentes y ex autoridades. El diálogo siempre está abierto, sabiendo que es un Gobierno de facto”, aseveró en entrevista con El Heraldo de México.

Por otro lado, Morales señaló que su regreso a Bolivia está sujeto a que el Gobierno le garantice su seguridad y también lamentó la “persecución” contra dirigentes y exautoridades de su Gobierno.

“Lamento que hay perseguidos políticos con falsas acusaciones. Hay hermanos en embajadas y no les dan el salvoconducto, pero les mandan órdenes de aprehensión. Hay pruebas sembradas para acusar a dirigentes, exautoridades. Pido a la comunidad internacional a acompañar esta arremetida contra dirigentes y ex autoridades”, acotó.

Finalmente, Morales señaló que por el momento no tiene planificado viajar a otros países, tales como Venezuela o Cuba, pero sí señaló que busca la manera de ir a la posesión de Alberto Fernández como presidente de Argentina.

Oxígeno / La Paz