Alejandra Serrate, activista y cofundadora de Resistencia Femenina (Foto: Especial)

Alejandra Serrate, activista y cofundadora de Resistencia Femenina (Foto: Especial)

Las movilizaciones ciudadanas en Bolivia tienen rostro, uno de ellos es el de María Alejandra Serrate Jauregui, cofundadora de Resistencia Femenina, una plataforma ciudadana que lucha por la democracia en el país latinoamericano y cuyas integrantes son mujeres de los 18 a los 68 años de edad.

Con 29 años de edad, esta activista por los derechos civiles y políticos vino a México para narrar la experiencia boliviana y lo que ella considera los años de dictadura de Evo Morales, sin embargo, ha sido víctima de censura bajo el argumento de que desprestigia al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

En entrevista para Infobae México explicó que al menos en dos sitios del país le han negado el uso del espacio para dar su charla, titulada “Mitos y realidades de Evo Morales, la caída de una dictadura”. Uno de estos lugares fue el Colegio de México (Colmex), una de las instituciones de educación superior más prestigiosas del país. De acuerdo con su testimonio, la noche previa al evento una funcionaria se puso en contacto con ella y con el Congreso Nacional Ciudadano (CoNaCi) para avisarles que el evento se cancelaba porque “iba en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador”.

Yo no pensaba hablar nada de México simplemente por un tema de soberanía. Yo sólo me iba a enfocar en la experiencia de Bolivia con Evo Morales. Incluso quise mostrarles mi plática porque la tengo en diapositivas, pero no quisieron. Y el motivo fue que supuestamente era una charla contra Obrador”, señaló Alejandra.

Alejandra Serrate y miembros del movimiento durante una manifestación en Bolivia (Foto: Cortesia)

Alejandra Serrate y miembros del movimiento durante una manifestación en Bolivia (Foto: Cortesia)

Lo mismo ocurrió en Morelia, con el agravante de haberle cancelado en el último minuto sin dar explicación. Como resultado, en ambas ocasiones la joven activista tuvo que dar su charla en la calle. “Yo vengo de un paro cívico, de comer y dormir en la calle, así que no me importa, pero me parece preocupante porque hay una autocensura en México y eso es un síntoma de miedo a un gobierno que podría tornarse autoritario o censurador”, explicó.

Para Serrate la autocensura es síntoma de miedo, una señal de alarma para cualquier ciudadano ante la posibilidad de que un gobierno se torne autoritario. La libertad de expresión y de prensa es fundamental para nutrir un país democrático; cuando el gobierno censura o controla los medios de comunicación a través de recortes tributarios o acciones policiales es una señal de un régimen totalitario.

La activista se refiere a Bolivia, pero también a su experiencia en México, donde la prensa ha tenido constantes conflictos con el mandatario.

La caída de Evo Morales

El ex presidente Evo Morales (Foto: Reuters)

El ex presidente Evo Morales (Foto: Reuters)

Morales estuvo casi 15 años en el poder. Llegó de la manera más democrática, fue el más votado en la historia del país. Sin embargo, en algún punto dejó de ser una democracia saludable. El oficialismo dejó de tener oposición y contrapesos; Movimiento al Socialismo (MAS) copto incluso los órganos del Estado que deberían ser independientes.

La democracia de Morales se convirtió poco a poco en una tiranía, así lo explicó Serrate, quien recordó que en toda su vida “consciente, Evo Morales fue el único presidente que ha conocido”.

Su acogida en México no le parece injusta pues considera que todas las personas tienen derecho de pedir asilo político. Sin embargo, considera que el ex mandatario merece ir a juicio por crímenes de lesa humanidad ante una corte internacional. “Debe ser un juicio internacional, imparcial, con un proceso justo y no una persecución política. Pero si creo que debe ir a juicio”, ahondó.

La activista está convencida de que lo ocurrido en su país natal no fue un golpe de Estado, pues fue la población civil la que salió a manifestarse y exigir la salida de Morales tras el supuesto fraude electoral del pasado 20 de octubre. “Yo salí a las calles con el colectivo y nos ofende que nos llamen golpistas”.

Alejandra aseguró que Evo Morales dificultó la pacificación del país tras su salida (Foto: Cortesia)

Alejandra aseguró que Evo Morales dificultó la pacificación del país tras su salida (Foto: Cortesia)

Su salida de Bolivia no fue pacífica, casi 30 víctimas mortales son prueba de ello. Serrate culpó al ex mandatario, quien desde México organizó los bloqueos a La Paz, según una cinta revelada por el ministro del Gobierno interino, Arturo Murillo. Al respecto, la activista señala lo siguiente:

Lo que más me llama la atención de todo esto es que habiendo el Ministerio de gobierno de mi país encontrado una grabación de Evo Morales que desde México da instrucciones para matar de hambre a una ciudad, Evo siga tan tranquilamente utilizando su derecho a al comunicación acá en México y que no tenga a alguien que le diga ‘a parar un poco’. Evo Morales es peligroso y creo que afectó demasiado en el proceso de pacificación de mi país

Los días más álgidos para Bolivia parecen haber terminado; o al menos eso cree Serrate tras el acuerdo alcanzado entre el gobierno transitorio y MAS. Lo que sigue son las elecciones; y aunque espera que el partido de Evo Morales no vuelva al poder, asegura que si el voto de las mayorías lo decidiese así, lo respetaría. “Esto no fue un tema de sacar un partido político del poder, se trataba de regresar a un Estado de derecho, y si el voto de las mayorías decide que vuelvan (MAS) así será”, sentenció.

México y la experiencia latinoamericana

En México lo que Serrate observa es una autocensura de parte de las instituciones (Foto: Cuartoscuro)

En México lo que Serrate observa es una autocensura de parte de las instituciones (Foto: Cuartoscuro)

Para esta activista, a quien han llegado a apodar “comandate Ale”, latinoamérica padece una desconfianza en el poder a causa de los malos gobiernos. Colombia, Chile, Venezuela, Nicaragua y Argentina son algunos de los países emblemáticos.

En México lo que Serrate observa es una autocensura de parte de las instituciones, una señal de alerta ante un gobierno que podría tornarse autoritario.

Hay señales que puede tomar cualquier ciudadano para ver si su gobierno se está tornando autoritario, y una de las señales más claras es la censura o cooptación de los medios de prensa. Ya sea la censura mediante la coerción judicial o mediante la extorsión. Y cuando eso comienza a pasar es una muestra de que las libertades individuales y colectivas están siendo restringidas en algún grado

Alejandra está convencida de que la ciudadanía puede evitar que cualquier gobierno se torne autoritario. En un país con ciudadanos responsables, donde constantemente se cuestiona y encara al poder, el gobierno se “mantendrá a raya”. De ahí la importancia de la participación ciudadana en las políticas públicas.

Los países van a mejorar cuando haya una permanente vigilancia de los ciudadanos y creo que no se necesita ser un funcionario público para hacer cambios estructurales en un país”, concluyó.