Ministro Óscar Bruno: «No se debe ver a los empresarios como enemigos de los trabajadores»

Juan Carlos Salinas Cortez

La autoridad al frente del Ministerio de Trabajo, Óscar Bruno Mercado, fue asambleísta constituyente por Quillacollo (Cochabamba), para luego ser asambleísta departamental. Afirma que es consciente de que el tiempo del Gobierno de transición es corto por lo que acelera su labor diaria.¿Cuál es el perfil que le quiere dar al Ministerio de Trabajo?Hemos encontrado un ministerio bastante desinstitucionalizado, pues muchas de las decisiones no eran tomadas necesariamente a partir de las normas o reglamentos, si no tenían un enfoque político-partidario.El reconocimiento de la personería jurídica o del directorio giraba de acuerdo con la voluntad política del anterior Gobierno, eso ha generado paralelismo y desconocimiento de la dirigencia legítima. Entonces el objetivo en este breve tiempo es dotar al ministerio su independencia institucional y que las decisiones que se tomen se rijan en las leyes vigentes.Otro aspecto que nos llamó la atención es el programa de apoyo al empleo que es financiado por un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo, con Bs 40 millones, y que por el anterior Gobierno fue muy abandonado, por lo que otro de nuestros objetivos es su relanzamiento.¿Cómo será la relación con los empresarios?Vimos que este ministerio fue concebido para incomodar a los empresarios. Eso es algo que se debe corregir.Por ello, nuestro trabajo no solo debe ser bipartito, trabajadores-Ministerio, sino tripartito incorporando al sector empleador que es clave en la generación de trabajo, por lo que se debe tener una buena relación y no considerar al sector privado como enemigos de los trabajadores y a los que se les debe complicar todo. Eso es un error que no vamos a permitir mientras estemos al frente de esta dependencia que busca ser de puertas abiertas para todos los sectores.¿Cuán firme es una negociación tripartita en el tema salarial?Pues habrá que ver. Estamos muy atentos al calendario electoral que se presentará y al cronograma que dará el Tribunal Supremo Electoral. Eso determinará el tiempo de transición de este Gobierno, ahora si nos toca dar una respuesta a este tema lo haremos bajo la lógica que nos planteó la presidenta (Jeanine) Áñez, que es la de dialogar con todos los sectores.¿Considera que el índice de la inflación sigue siendo una variable importante para ser tomada en cuenta en las negociaciones salariales?Es un indicador importante en la negociación salarial, pero también habrá que ver la capacidad económica del Estado, pues muchas veces se piensa solo en el sector privado y en su capacidad de pago, pero también se debe tomar en cuenta que cada vez que hay un incremento salarial, el mismo también tiene su impacto en las arcas del Estado que debe responder con el aparato público que administra. De ahí que le vamos a pedir a todos los actores mucha racionalidad sobre este tema.¿A qué se refiere con eso de la racionalidad?Más allá de los diferentes porcentajes, cuando hablamos de que tiene que haber un comportamiento racional debemos tomar en cuenta que este tema (alza salarial) no solo afecta al sector privado, sino también lo hace con el público. Obviamente que un incremento salarial irracional va a generar muchos problemas en los empleadores, si eso sucede se ponen en riesgo las fuentes de trabajo y por responsabilidad, eso lo debemos evitar, por lo que la mejora salarial debe ser sostenible para los privados y también para los públicos.¿Es posible jubilarse con el 100% del salario que se ganó en los últimos 14 meses, como sucede en otros sectores?Es un tema que lo ha estado tratando el Ministerio de Economía. Nosotros nos hemos dedicado a los temas más coyunturales como la supervisión del pago del aguinaldo navideño. Sin dudas que este tema, junto con el de la Gestora Pública de Pensiones son importantes. Espero que una vez que se superen estos temas coyunturales podamos abordar el tema de los aportes y el rol de la Gestora, una entidad clave para la jubilación de los bolivianos.En cuanto a los servicios que brinda el Ministerio de Trabajo ¿habrá modificaciones?Encontré un ministerio anticuado, con una enorme falencia en cuanto al uso e implementación de tecnología. Observé que no hay un trabajo coordinado entre las jefaturas departamentales, pues un mismo trámite es diferente en La Paz, Cochabamba o en Santa Cruz y eso no puede estar sucediendo.Nosotros brindamos 24 distintos servicios, pero la población no los conoce y solo piensa que estamos para trabajar en el tema salarial, cuando no es así. Buscamos cambiar esa percepción.EL DEBER