Usaid ayudará a reconstruir tribunales electorales regionales que fueron quemados

Además, la agencia estadounidense, que volverá al país este mes, será parte de la reconstrucción de la Chiquitania. Se desconoce el monto que entregará esta agencia de cooperación para ambos programas

Ivan Alejandro Paredes Tamayo

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés) tiene todo listo para volver a Bolivia después de seis años de su expulsión. La oficina estadounidense regresará al país desde este enero con dos programas: apoyo a la democracia y la restauración de la Chiquitania.En el primer caso, la agencia norteamericana apoyará al funcionamiento pleno del Tribunal Supremo Electoral (TSE) para encarar las elecciones generales de esta gestión, medida criticada por el Movimiento Al Socialismo (MAS). La segunda iniciativa prevé la llegada de expertos para analizar cómo quedó el área afectada por los incendios en 2019.El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, fue quien oficializó el primer contacto con Usaid. La autoridad se reunió en Estados Unidos, a mediados de diciembre del pasado año, con Jhon Barsa, administrador asistente de la oficina de USAID para América Latina y el Caribe. En la cita se planificó el regreso de la agencia y se mostró el interés para su retorno. Fue el antepenúltimo día de la pasada gestión que se confirmó su vuelta. No se sabe si la ayuda será a través de donaciones o de cooperación. Lo que sí está claro es que en este mes empezará con su trabajo.En el programa de apoyo a la democracia, Usaid centrará esfuerzos en las elecciones generales de este año. La agencia estadounidense destinará recursos para el pleno funcionamiento del TSE, lo que implica la compra de equipos y remodelación de infraestructuras de los tribunales electorales departamentales. En ambos casos los conflictos ocasionaron la quema de instalaciones y el daño de herramientas para administrar comicios.

Murillo es cauto al explicar sobre el retorno de Usaid al país. El ministro detalla que la agencia estadounidense no invertirá en Bolivia y que lo más seguro es que haga donaciones a través de cooperaciones. “Apoyo a la democracia significa ayudarnos a poner en funcionamiento todo el aparato del TSE, puesto que en los conflictos perdimos sedes y equipos”, remarca la autoridad. El monto que se destinará no se conoce, ya que primero se hará un análisis de las pérdidas.Daños en los TEDEl presidente del TSE, Salvador Romero, admite que Usaid se acercó para coordinar la ayuda. La autoridad explica que uno de los primeros retos es la reconstrucción de los edificios electorales en varias regiones y, además, la compra de equipos para organizar las justas. La autoridad detalla que las sedes más afectadas son la de Potosí, Santa Cruz, Pando, Beni y Chuquisaca. Estos daños los califica como una de las “dificultades serias” para el proceso electoral que se avecina.

“Hay varios tribunales electorales departamentales que han quedado completamente dañados o con muy serios problemas de infraestructura. Estamos trabajando desde el organismo electoral en su conjunto para tratar de dar respuesta y solución rápida a ese problema”, destaca Romero, quien acota que en algunos casos toca reponer todo el mobiliario.Entre el lunes 21 de octubre y la noche del martes 22 de octubre, los edificios de los tribunales electorales departamentales de Potosí, Chuquisaca, Pando, Beni y Santa Cruz fueron quemados por sectores que denunciaron fraude en las anuladas elecciones del 20 octubre. En Tarija, hubo saqueos en la oficina electoral.

Usaid regresa a Bolivia luego de seis años. En mayo de 2013, el entonces presidente Evo Morales expulsó a la agencia denunciando “conspiración” contra su gobierno a través de sindicatos campesinos contrarios al MAS. El exmandatario instruyó a David Choquehuanca, en ese entonces canciller del Estado, que notifique a la embajada de Estados Unidos sobre la expulsión de Usaid.“Estados Unidos sigue conspirando. Por eso, aprovechando esta concentración, hemos decidido expulsar a Usaid de Bolivia. Se va. Nunca más Usaid va a seguir manipulando y utilizando a nuestros hermanos dirigentes”, acusó Morales en ese entonces.En el MAS la noticia del regreso de la agencia norteamericana cayó mal. La diputada Sonia Brito lamenta que la administración transitoria comete un “error” al confiar que Usaid no cometerá actos de “injerencia” en Bolivia.“Sabemos cuáles son los intereses de Estados Unidos en todos los países. Su objetivo es la injerencia y la conspiración con fines propios. No creo que el retorno de Usaid sea positivo, ya que Bolivia, en los últimos 14 años, creció con dignidad y soberanía”, dice Brito.Tema ChiquitaniaEl segundo programa que aplicará Usaid es referido al tema medioambiental. En este caso se trabajará concretamente en la restauración de la Chiquitania, zona que en gran parte fue devastada por los incendios forestales entre julio y octubre del pasado año.“El segundo programa está destinado a la recuperación de la Chiquitania, que tanto daño le ha causado al medioambiente por las quemas irresponsables. Nos parecen dos cosas muy importantes y muy grandes porque la recuperación de la democracia y la destrucción de la Chiquitania han herido la sensibilidad de los bolivianos, especialmente la de los jóvenes de Bolivia y del mundo”, adelanta Murillo, quien asegura que el retorno de la agencia estadounidense será en este mes.Usaid envió una comisión a la Chiquitania para que ayude a apagar los focos de calor que ocasionaron los incendios. Incluso, el expresidente Morales resaltó esa labor en una reunión que tuvo con el encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos en La Paz, Bruce Williamson.Al respecto, la ministra de Medio Ambiente, María Elba Pinckert, detalla que no solo se necesita la ayuda de Usaid para restaurar la Chiquitania, sino de múltiples organismos. Como ejemplo, recuerda que en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático COP25, que se realizó en España, se le acercaron biólogos y representantes de entidades para poder ayudar a Bolivia en materia de Medio Ambiente. “La comunidad internacional está muy interesada en la reconstrucción de la Chiquitania y, por supuesto, la ayuda de Usaid será bienvenida”, encara.

Fuente: eldeber.com.bo