¿El MAS volverá a tomar las riendas del poder?

Resultado de imagen de Hernán Cabrera M. PeriodistaHernán Cabrera M. Periodista 

Bolivia es un país intenso, impredecible, dinámico, diverso. Muchos nos preguntamos, ¿Qué está pasando para el escenario electoral sea diferente y muestre al Movimiento al Socialismo derrotado o en los últimos lugares de las encuestas? ¿Acaso no fue Bolivia entera que hizo escapar a Evo Morales el pasado noviembre? ¿Volverá el MAS  a tomar las riendas del poder, después del 3 de mayo? Muchas preguntas  y también tantas respuestas.

El MAS lidera las encuestas. Hay razones fundamentadas, y el que no quiera ver esa realidad es un miope, o está pensando con los riñones y con rabia. Acá algunos apuntes, que no necesariamente usted esté de acuerdo o no. Los puede rebatir, pero son constataciones de una realidad, no de la especulación ni de una preferencia política.



Durante 14 años Evo Morales ejerció el poder para construir un proyecto político y social, que tenga como base las clases populares, campesinas, e indígenas. Los hizo protagonistas. Los hizo saborear el gusto del poder.

En estos años, cimentó el discurso de la discriminación y el racismo, del cual son objetos esas clases sociales, y como víctimas deberían actuar contra el opresor. De ahí, la permanente arenga de que si hay alguna acción contra ellos, dicen que son discriminados por su condición social.

Implementó varios bonos sociales, los cuales beneficiaron a miles y miles de personas: Juancito Pinto, Juana Azurduy, Dignidad, para las personas con discapacidad, el alimento Carmelo, la renta solidaria, el subsidio prenatal, aunque estaba instituido, pero se amplió y otros.

Estos bonos despertaron la adhesión política, y ahora el MAS acusa a sus opositores, de que estos bonos serán eliminados y convoca a sus bases a defender estas conquistas sociales, que sin duda, deberían mantenerse.

Cooptó a los movimientos sociales y dirigencias sindicales a través de la prebenda, regalos, sedes, vehículos, de aumentos salariales, aunque hoy son denunciados o buscan desmarcarse del anterior gobierno, pero queda un sentimiento solidario hacia el régimen del MAS.

Con bonanza, con el repunte de las materias primas, en estos 14 años se ha tenido estabilidad política y económica, lo que al fin cuenta en todo proceso electoral. Que tu dinero no se devalúe y que puedas ir tranquilo a tu trabajo y al super. Será vital en estas elecciones, este asunto económico.

La banca en estos 14 años ganó lo que quiso, y no es nada raro que banqueros quieran en sus corazones que el MAS continúe en el poder e incluso estén financiando en parte la campaña del candidato masista.

El gobierno de transición comete errores y delitos, que favorecen al candidato del MAS. La candidatura de Añez generó un quiebre en la política de la anterior oposición.

Luis Arce y David Choquehuanca, candidatos del MAS, tienen el 30% al 35% del voto de sus militantes, adherentes, simpatizantes, beneficiarios de sus medidas sociales y económicas; mientras que Mesa, Añez, Camacho, Quiroga, Chi, deben repartirse el 60% del electorado.

El voto duro del MAS es impenetrable y no cambiarán por nada su opción democrática.

Y usted podrá agregar otras razones o negarlas, pero no se trata de no leer la realidad, ni tampoco pensar con el hígado y con la ira. Lo que sí es seguro, también es que con la actitud de los opositores al anterior régimen, han creado las condiciones para el regreso del MAS al poder.

Se han publicado dos importantes encuestas en los medios de comunicación y no se puede afirmar con el fácil argumento, que esas encuestas son pagadas por el MAS, reflejan datos importantes, que todo buen estratega político y candidato, debe saber leerlas y ajustar su campaña.