La fe y la política, del fanatismo a la ofensa

La política nunca estuvo alejada ni separada de la iglesia caso contrario no se impartirían homilías en las que se llame a la reflexión a presidentes y a ciudadanos con respecto a la pacificación y la unidad de las naciones, uno de los principios y objetivos más fuertes y nobles de las religiones.

La historia está plagada de una relación cercana de la Iglesia Católica con la política desde tiempos remotos, es más, cuando existen conflictos el ente mediador viene a ser la iglesia, dicho esto, no entiendo la sorpresa y la ofensa por el suceso de ayer en la iglesia de Cotoca a la que el candidato de Creemos fue como acto de inicio de su campaña.

Recordemos que Luis Fernando Camacho desde que inició su valerosa cruzada por liberar al país de la tiranía, lo hizo siempre acompañado de una fe que abordaba ya a la locura con capítulos de un valor suicida. La fe y la urgencia de rescatar al país fueron la inspiración y el combustible para seguir adelante, acaso no se acuerdan de la biblia y la carta? No se acuerdan de verlo arrodillado en La Paz y varias veces en los cabildos?

Se acuerdan de que repetía que nunca se arrodillaría ante el tirano y que qué lo haría únicamente para agradecer a Dios por nuestra libertad? Es una de las promesas que está cumpliendo, arrodillarse para agradecer a Dios y en este caso también para pedirle que lo guíe en esta nueva cruzada llamada campaña como candidato a la presidencia de este país que sigue buscando su libertad.

No entiendo la indignación y el asombro de las personas que repudian el acto de bendición de ayer en la capilla de Cotoca, muchos llegaron hasta hablar de “profanación”, siendo la mayoría de los indignados los mismos católicos que inclusive hasta ayer apoyaban al candidato y que sienten como exagerado esta mezcla de fe y política, llegando inclusive a reclamar a su misma iglesia el haber permitido esta supuesta profanación. Quiero hacer un stop fuerte y en seco acá para aclarar algunos puntos.

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

1) El candidato fue por su fe por que en consecuencia es lo que lo mueve y Cotoca es simbólicamente un lugar de fe muy importante en Santa Cruz2) Ni su equipo ni él programaron ningún tipo de acto más allá de “ir y estar”3) Las puertas de las iglesias siempre están abiertas (en los horarios que corresponden) para sus fieles y para todos quienes quieran elevar una oración o meditar cuando no se está celebrando una misa4) Los cánticos fueron espontáneos y se usan en la iglesia de los carismáticos cambiando los nombres propios para pedir por ellos según la ocasión5) Hasta acá, la iglesia no está involucrada más allá de tener sus puertas abiertas para todos6) Los carismáticos tienen un tipo de alabanza particular siendo la de ayer una acción de ellos el acto de pedido y bendición. Esto se lo puede ver en La Mansión de Santa Cruz en sus distintos grupos de oración.

¿Por qué indignarse con un acto de fe para pedir a Dios por una guía en una campaña hacia la presidencia? Dónde está la transgresión? Honestamente yo no veo ninguna, cuando voy a subirme a un bus o a un avión invoco al Altísimo para que se haga Su voluntad y le pido antes por mi familia que por mí mismo, esto lo puedo hacer en privado o en cualquier templo o en una plazuela o en el aeropuerto, da lo mismo por que la conexión con Dios no responde ni toma un atajo si se hace en un templo.

No veo falta de respeto alguno por la iglesia con lo ocurrido ayer, veo un acto de fe consecuente. Me preocupa más el feligrés que va y pide perdón de rodillas en silencio pero qué sigue cometiendo las mismas y otras faltas, me preocupa más el creyente hipócrita que tiene las rodillas desgastadas pero que no cumple con los mandatos de Dios, me preocupa más el creyente narcotraficante que pide en su iglesia para que no le pase nada y para que su cargamento llegue intacto.

Les guste o no la iglesia católica siempre estuvo relacionada con la política muchas veces vista como de rebelión y de izquierda por los gobernantes, vista como piedra en el zapato de algún régimen en el que se asesinaron a muchos sacerdotes por tildarlos de subversivos. En lo particular y a pesar de que no soy católico ni cristiano respeto la fe de los demás y no veo nada por lo cual alarmarse por que un hombre se entregue a su fe.

Lo que me indignan son los curas pederastas y de quienes en su estructura clerical inclusive feligreses los protegen.

Julico Jordan Zamora