Para el día después ¿Frente al hambre o a la infección, que hacemos con la economía?

Sigo como tábano socrático. Deben confluir las 3 manifestaciones de la economía, la estatal, la privada, (grande y mediana) y la local, la de la gente, de la familia.

Las 2 primeras tienen una vida de experiencia, encuentros y desencuentros. La tercera está siendo vista como parte del riesgo de una sublevación pues la gente estaría frente a la paradoja de decidir entre morir de hambre o de infección.

Ahí tenemos una ventaja con experiencia acumulada. Ciudades Intermedias emergentes, migración, concentración en el eje central y en regiones metropolitanas. Con autoridades y gestores empoderados y más experiencia que hace 25 años atrás. Te recuerdo la proyección migratoria al año 2032 y cómo por el coronavirus, la tendencia puede ser modificada en el futuro inmediato; cuando superemos la emergencia y volvamos a las políticas públicas de desarrollo sostenible que es la que demanda el planeta, tendremos que contar con una respuesta.

La evidencia es válida para todos los territorios sometidos a presión migratoria y abandono. En las áreas de ciudades intermedias ligadas a lo rural, la seguridad alimentaria, la cohesión social y el desarrollo económico local, tienen volumen manejable y dimensión humana. Y las categorías funcionan también en áreas periurbana y urbanas, donde prima la economía informal.

En América Latina y en Bolivia, por el defecto, tenemos una posibilidad extraordinaria. Sigamos aprovechando la cuarentena para profundizar el trabajo que ya está investigado y propuesto!

El desarrollo económico local, el turismo, la producción alimentaria, nos están esperando una vez más… Fuente: Carlos Hugo Molina