Historias y cuentos políticamente incorrectos, en tiempos de la pandemia populista cocalera

 

Escritos del año uno del coronavirus.

Quién olvida su historia está condenado a repetirla”: Ruiz de Santayana.

Toda generación necesita conocer y aprender de la historia. Cuando se olvida el pasado y no se aprende de esa experiencia, se tiene muchas probabilidades de volverla a repetir. Por esto no podemos olvidar la trágica historia del periodo que nos tocó vivir a los bolivianos bajo el populismo cocalero y luego el castigo del coronavirus.
Hay varias cepas del virus: la China Wan, la “Evo orín oca” que luego mutó a “Evo orín coca” y que es mucho más letal. Habrá otras en los próximos meses.

Mientras me escondo del contagio viral, trato de evitarlo escuchando música y comiendo chuño como aconsejan los alteños; chivé como recomiendan los benianos y tomando vino patero, como recetan los tarijeños.

Currículo de un Jefe indio del Sur (Chávez dixit)

 

Desde su natal Orinoca Evo se trasladó a Oruro, dejando solas (y alegres)  las llamas y las ovejitas de su papá; dos de las cuales dieron su vida para que el futuro Presidente pase de curso en la escuelita primaria de su pueblo.
En Oruro trabajo de todo y también como trompetista de la Banda Imperial de Oruro. En sus ratos libres, durante las mañanas, practicaba el futbol y luego se deleitaba con un “rostro asado” regado con una buena aqha.

 

Empujado por la crisis y la mama coca, toda la familia se fue para el Chapare y allí se consiguió un Cato. Se hizo conocer como futbolista y gracias a su carisma ascendió a dirigente de fútbol en uno de los Sindicatos cocaleros y luego a Presidente de las seis Federaciones de cocaleros del Chapare, cargo que detenta hasta hoy.
Como dirigente cocalero instauro la práctica del bloqueo sistemático y por meses para debilitar al gobierno, paralizar el tránsito de los policías y facilitar el negocio de la coca, su procesamiento y transporte desde el Chaparesuyo (no nuestro, del Evo, pues es suyo) al mercado internacional.

En su estrategia comunista de poder, el Foro de San Pablo para el caso de Bolivia utilizó, no la lucha de clases, sino el racismo y la identificación étnica. Ellos eligieron al que Chávez llamaba Jefe Indio del Sur y lo posicionaron como icono indígena para encabezar su proyecto populista de dominación. Luego le enviaron entrenadores políticos, pero como dice Evo: no entiendo. Sin embargo, usando hábilmente su instinto empieza su trabajo desde el Chaparesuyo Cocalero, enamorando a los productores de coca, a las masas indígenas del país y luego a los trabajadores informales. El Foro con su oscura inteligencia y plata venezolana, consigue  hacerlo presidente y así ampliaron su área de dominio en Latinoamérica.

La enseñanza chapareña del bloqueo se constituye en una práctica cotidiana de los masistas: “Déjenlos sin comida” instruye el prófugo desde México y lo repite fielmente el dirigente cocalero Huarachi: “Les vamos a dar cátedra de cómo se hace un paro, un bloqueo, vamos a cercar La Paz”.

El peso de los votos y la con$ultoría comunista española de Podemos

 

Con el voto del 30% de la población que está asentada en el área rural de Bolivia se elige al 50% de los Diputados. El 70% de la población del área urbana elige el otro 50%. Por tanto el voto de una persona que vive en la ciudad equivale a un tercio del voto en zonas campesinas.
Fueron modificaciones a la ley electoral realizadas por el MAS, buscando favorecerse con el voto étnico y lo hizo con la a$esoría de expertos españoles con coleta, que apoyan a sus cómplices comunistas y les cobran muy bien en kilos de billetes verdes y en kilos de blanca. En eso son capitalistas.

 

El manejo del dinero por los capitalistas y los socialistas.

 

En 1947 el Secretario de Estado, George C. Marshall, proponía un plan integral de reconstrucción para Europa, cuya economía e infraestructura después de la guerra mundial estaba totalmente destruida.
El año siguiente, 1948, el Congreso Estadounidense aprobó un plan de cooperación en el que se destinó una ayuda económica de 12.000 millones de dólares para la reconstrucción del continente europeo.
El paquete de ayudas estaba dedicado a la producción de materias primas, alimentos, fertilizantes, equipos, vehículos y en definitiva, al desarrollo de la industria de esos países.

 

Entre los años 2006 al 2019, gestión de Evo Morales, se gastaron 310.000 millones de dólares, es decir como 26 veces lo asignado en su momento para la reconstrucción de toda Europa, que funciono y para todos.
El paquete de ayudas masistas se destinó a comprar fábricas inservibles, museos, palacios, aviones, autos, helicópteros, canchitas de fútbol y en especial al enriquecimiento de la cúpula cocalera; funciono para los masistas y no así para los bolivianos.

Complicidad populista y apoyo Kitschnerista:

El argentino Adolfo Pérez Esquivel informó que ha postulado formalmente al expresidente de Bolivia, Evo Morales, para el Premio Nobel de la Paz.

Gracias al socialismo tendremos un premio nobel. Jallalla

Fuente: ovidioroca.wordpress.com