Cerrada a visitas la mayor residencia pública de España por cuatro nuevos positivos

La Comunidad ha decidido suspender las visitas para evitar los contagios

Residencia de Mayores González Bueno, ubicada en la carretera de Colmenar Viejo.
Residencia de Mayores González Bueno, ubicada en la carretera de Colmenar Viejo.SANTI BURGOS

La residencia pública madrileña Doctor González Bueno, la más grande de España y una de las más grandes de Europa, ha detectado cuatro nuevos positivos por coronavirus tras realizar test a todos los internos el pasado jueves, han confirmado a este diario portavoces de la Consejería de Políticas Sociales y Familia y de Sanidad. Los cuatro casos son asintomáticos y los pacientes está ya aislados en la propia residencia, según Sanidad. A causa de este rebrote, quedan suspendidas las visitas de familiares.



“Hemos seguido el criterio para salvar todas las vidas posibles. Sabemos que las residencias son vulnerables y hemos activado los protocolos. Se ha decidido suspender las visitas y aislar al máximo al resto de usuarios”, ha dicho el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de este viernes.

Situada en la carretera de Colmenar Viejo, ha sido una residencia muy golpeada por la pandemia. El 9 de marzo, el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso ordenó el confinamiento de todos los hogares de ancianos. El 22 ya había un fallecido en este centro y el 25 sumaban 14. A partir de ahí se desconoce el balance global, ya que la Comunidad de Madrid no facilita dados desglosados por residencias, pero los empleados apuntan a más de un centenar de decesos.

Hubo momentos críticos en los que los trabajadores no tenían ni tiempo de llamar a las familias para informarles del fallecimiento de su pariente. Fue el caso de José, de 90 años, cuya nieta se enteró de su fallecimiento tras llamar en repetidas ocasiones. “Lo último que te puedo decir, y siento darte esta mala noticia, pero creo que ha fallecido. ¿No os habían comunicado el fallecimiento?”, se escuchaba en un audio al que tuvo acceso EL PAÍS.

Trabajadores de este geriátrico, con capacidad para 617 internos y gestionado por el Gobierno regional, denunciaron a finales de marzo la situación “insostenible” en la que se hallaban debido a la cantidad de bajas laborales por enfermedad. También carecían de equipos de protección individual y de mascarillas.

Junto con esta residencia, también están cerradas a visitas la Francisco de Vitoria de Alcalá de Henares y Nuestra Señora del Carmen de Cantoblanco (Madrid), ambas públicas y ambas, por registrar en los últimos días casos de coronavirus. El geriátrico privado Santísima Virgen y San Celedonio tampoco admite visitas por incumplir algunos puntos del protocolo marcado por la Comunidad de Madrid para recibir a familiares en la fase 2, según confirmaron fuentes regionales.

Fuente: elpaís.com