Deuda de Bolivia suma $us 11.624 MM y se prevé aumente a $us 14.000 MM

Se aprobaron dos decretos para contratar créditos por $us 800 millones, hay dos proyectos de ley por más de $us 80 MM y se prevé emitir bonos por $us 1.500 millones.

Lidia Mamani  / La Paz



Al 31 de mayo de este año, la deuda externa de Bolivia sumó un total de 11.624,8 millones de dólares. No obstante, con otros créditos que el Gobierno gestiona y la emisión de bonos que se planea realizar  se prevé que ésta se incrementará a más de 14.000 millones de dólares en las siguientes semanas.

De  acuerdo con el informe del Banco Central de Bolivia (BCB), al 10 de junio  los créditos externos suman 11.624,8 millones de dólares, de los cuales se adeuda un total de 7.857,8 millones de dólares a los organismos multilaterales, en éste se incluye el reciente préstamo que desembolsó el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 327 millones de dólares.

Asimismo, la deuda bilateral suma 1.468,6 millones de dólares, del cual nuestro mayor acreedor es China con 1.030,4 millones (ver gráfica).

El lunes 15 de junio, el Gobierno aprobó dos normas, la primera tiene que ver con el Decreto Supremo 4267, en el que se autoriza al Ministro de Planificación del Desarrollo a suscribir con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) un contrato de préstamo por 450 millones de dólares, para contribuir a la financiación y ejecución del proyecto “Apoyo a poblaciones vulnerables afectadas por coronavirus”.

La otra norma es el Decreto Supremo 4263, también del 15 de junio, el cual señala que “se autoriza al Ministro de Planificación a suscribir con la Corporación Andina de Fomento (CAF) un contrato de préstamo por 350 millones de dólares  para el programa Línea de Crédito Contingente de Apoyo Anticíclico, para la emergencia generada por el Covid-19”.

De forma paralela, en abril pasado se remitió proyectos de ley, el primero es el 642-19, que tiene que ver con el convenio de financiamiento entre Bolivia y la Asociación Internacional de Fomento (AIF) del Banco Mundial  por un total de 70 millones de dólares, que serán para financiar el proyecto de resiliencia urbana en Bolivia.

El otro proyecto de Ley 640-19 propone aprobar el contrato de préstamo entre Bolivia y la CAF por un monto de 11,5 millones de dólares, destinados para el proyecto integral “Construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de El Alto”.

Todo eso suma un total de 881,5 millones de dólares, al que también se le debe añadir los 1.500 millones de dólares que se emitirán en bonos soberanos, como lo anunció en días pasados el Gobierno, para conseguir recursos destinados a enfrentar la crisis generada por el coronavirus.

Lo que significa que el país contraerá una deuda adicional por 2.381,5 millones y sumados a los 11.624,8 millones al 31 de mayo  darán un total de más de 14.006 millones.

Las repercusiones

El expresidente del BCB  Juan Antonio Morales  afirmó que el país tiene todavía espacio para endeudarse, sin comprometer su estabilidad macroeconómica, y comparó que el cociente de la deuda externa al Producto Interno Bruto (PIB) está todavía por debajo de 30%.

“La difícil situación de impuestos, que registra actualmente por la caída de ingresos por la recesión internacional y la larga cuarentena; por los gastos adicionales para atender la crisis sanitaria y para apoyar con bonos a las familias, hacen inevitable recurrir al endeudamiento, con preferencia al externo, porque el endeudamiento interno puede hacer subir las tasas de interés, lo que puede perjudicar al sector privado”, explicó el experto.

Incluso mencionó que las transferencias con los acreedores bilaterales, incluyendo a la China, son negativas, es decir que se ha estado pagando más por amortizaciones e intereses que lo que han estado desembolsando.

Para Morales, el problema no está en endeudarse, sino en emplear bien la deuda contraída.

Sobre la emisión de bonos que planifica el Gobierno en los siguientes días, el economista señaló que con la gran inyección de liquidez que los gobiernos de los países industrializados han dado a sus economías, las tasas han bajado a niveles de antes de la pandemia.

Por tanto, se puede esperar para Bolivia una tasa similar a la que se tuvo para la colocación de bonos soberanos en 2017, alrededor del 4,5%.

Según el economista Jaime Dunn, desde el punto de vista de riesgo crediticio, Bolivia con su deuda externa de 11.624 millones de dólares está por debajo del límite, fijado por la CAN del 50%, y esto implica un adecuado nivel de sostenibilidad de deuda.

“Al igual que el indicador servicio de deuda respecto a las exportaciones que mide la relación entre el servicio de la deuda (capital más intereses) y las exportaciones, se encuentra por debajo del 8%, nivel inferior al límite del 15% establecido en el Marco de Sostenibilidad de Deuda del BM-FMI, lo que refleja una amplia liquidez para el cumplimiento del pago de la deuda”, evaluó Dunn.

También agregó que Bolivia aún está a tiempo de realizar emisiones con posibles tasas bajas, siempre que el enfoque de los mismos sea para paliar la situación financiera ocasionada por la pandemia. Los mercados internacionales han disminuido activos de alto riesgo, como son las acciones corporativas, y están en busca de renta fija con riesgos razonables.

“Una nueva emisión de bonos soberanos es bienvenida para el país. Por la calificación de riesgo país de Paraguay, que es similar a la de Bolivia, las perspectivas de colocar bonos soberanos a tasa debajo del 5% son altamente probables para el país”, consideró Dunn.

 Rechazan crédito

La Comisión de Planificación de la Cámara de Diputados rechazó ayer el proyecto de ley que aprueba la contratación de un crédito externo por un monto de 320 millones de dólares  del Fondo Monetario Internacional (FMI). Señalan que el Gobierno no presentó la documentación requerida.

“Cualquier crédito tiene que ser aprobado por la Asamblea Legislativa, no puede llegar dinero sin que haya aprobado la ALP, de lo contrario habrá responsabilidad, civil, administrativa y hasta penal”, advirtió la diputada Otilia Choque.

Al respecto, el viceministro del Tesoro, Carlos Schlink, afirmó que se presentó todos los informes técnicos y legales e incluso se les explicó que las condiciones son mejores a los 230 créditos que aprobaron en la gestión del expresidente Evo Morales.

Sobre el contrato de préstamo y un decreto supremo que autoriza el préstamo, la autoridad afirmó que Bolivia es miembro accionista del organismo internacional y no requiere de esos requisitos.

Agregó que los recursos por 327 millones de dólares del FMI  ya están en Bolivia y son a cinco años plazo, con una tasa del 1% de interés y que legisladores del MAS obstaculizan al no aprobar los cinco proyectos de ley que están en la Asamblea.

Fuente: Página Siete Digital